Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

¿Quién es el Alfa y la Omega?

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • RGUADALAJARA
    respondió
    Hermano Kender23,

    El único que es digno de adoración es Dios, el Padre, el Creador. No hay otro Dios fuera de él.

    Jesucristo, aunque es correcto decir que tiene naturaleza divina, ya que en él habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad (Colosenses 1:19), es decir, el Verbo de Dios que llega a habitar en carne (Juan 1:14), o como lo expresa Pablo en Filipenses 2:6, existente en unión con morfe o forma de Dios, no por eso Jesucristo es Dios.

    En Hebreos 1:6, Mateo 2:11 y en otros versículos se usa la palabra griega “proskineo” que significa postración, reverencia o rendir homenaje.

    Dependiendo de a quien se haga ese proskineo se considerará adoración o no.

    Ejemplo: Al rey David se le hacía proskineo, pero no por eso se le estaba adorando.

    A un insigne médico se le puede hacer proskineo por la aportación que ha hecho a la humanidad, y no por eso se le adora.

    Ahora bien, cuando ese proskineo se le hace a Dios, entonces se considera adoración.

    Sin embargo, hay una palabra que aparece en varios lugares como en Lucas 4:8 o en Apocalipsis 7:15 que es “latría”.

    Esta palabra significa adoración y es usada en todos los casos que se refierien a Dios, el Padre.

    Lucas 4:8
    Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios te postrarás, y a él solo servirás.(latría).

    Apocalipsis 7:15 Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven (latría) día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.

    Es increíble que Reina Valera haya traducido latría como servir y no como adoración que es lo que pone en griego. Lamentable.

    Por otro lado, en ningún texto de la sola escritura, se usa latría cuando se refiere a Jesucristo. Siempre aparece el término proskineo.

    Kender23..., a Jesucristo no se le debe de adorar, porque aunque es digno de tomar el poder, la gloria, la honra o la alabanza, Jesucristo es un ser humano. No es que exista un hipotético Dios Hijo, que eso no lo pone por ninguna parte de la sola escritura, sino que al santo ser que nace de María por el poder de Dios en el Espíritu Santo, Dios lo declara su hijo.

    Hasta que no nace de María, Jesucristo no existe; sólo existe en la mente eterna del Padre.

    Te das cuenta Kender23... Dios escoge a un hombre, sí, sí, a un ser humano como nuestro Salvador. Esto es maravilloso, grandioso, extraordinario.

    Por eso después de que Jesús a muerto por nuestros pecados, Dios lo resucita y lo corona de gloria y de honra, piniéndolo por encima de todo y de todos, incluídos los ángeles, y haciendo que toda rodilla se doble ante él.

    ¿Tendría sentido que Dios ensalzara de esta manera a Jesucristo si pensamos que Jesucristo ya era Dios?

    Kender23...,nuestra Iglesia ha ido recuperando verdades como el Santuario, la no inmortalidad del alma, el estado de los muertos, el sábado...pero en el tema de la Deidad, tenemos que volver a las fuentes.

    Hay interpretaciones, como la de Juan 1:1 donde se identifica a Jesucristo con el Verbo, y eso no es correcto. ¿En qué texto pone que el Verbo es Jesucristo o que el Verbo es el Hijo de Dios?. El Verbo es la Palabra de Dios. En ningún texto del Antiguo o del Nuevo Testamento se le da carácter de persona o poseyendo personalidad. El Verbo es un atributo de Dios, es su Palabra, y Dios la usa como quiere. ¿Por qué entonces hacemos decir a Juan lo que no dice? ¿Por qué decimos que Juan identifica a Jesucristo con el Verbo cuando no es así?. Juan, le está dando al Verbo (Logos) el significado que tiene en el Antiguo Testamento, que es la Palabra de Dios, ni más ni menos, no se está inventando nada.

    Decimos que Verbo es Jesucristo porque vamos al texto con una idea preconcebida que surgió en el siglo IV. Y no olvidemos que está idea fué refrendada por un sistema que se autoproclama infalible.

    Ajustémonos a lo que dice el texto y dejemos a un lado esas ideas ajenas a la sola escritura.

    En Juan 1:1 leemos: En el principio era el Verbo y el Verbo estaba con el Dios y Dios era el Verbo.

    Este versículo se está refiriendo a Dios y a su Palabra, a nadie más.

    Hoy por hoy, la mayoría de los gramáticos de griego están de acuerdo en que la traducción correcta de Juan 1:1 es la siguiente: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con el Dios, y el Verbo era divinidad”.

    Efectivamente, la Palabra es de naturaleza divina, pero sin personalidad.

    Esto es así porque el segundo Dios del texto no lleva articulo y además el predicado nominal antecede a la forma verbal.

    Si tienes tiempo y ganas, puedes leer lo que pensamos muchos adventistas en el artículo “Relexiones sobre Dios, su Verbo y sobre Jesucristo".

    Tarde o temprano nuestra iglesia tendrá que debatir este tema de la Deidad.

    Perdona por la extensión de la respuesta.

    Que Dios te bendiga.

    Dejar un comentario:


  • kender23
    respondió
    Originalmente publicado por RGUADALAJARA Ver Mensaje
    ¿QUIÉN ES EL ALFA Y LA OMEGA?

    Por Rony Guadalajara


    Quisiera dar mi opinión sobre determinados términos que a mi entender los adventistas estamos aplicando erróneamente a Jesucristo.

    ​​​"Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso"

    ¿A quién se aplican todos estos términos?

    Un breve y rápido estudio de Apocalipsis demuestra que se aplican en exclusividad al Padre, al sólo y único Dios.

    Veámoslo:

    En Apocalipsis 1:4-5 aparecen, llamémoslos así, los tres "personajes"

    1°- El que es y que era y que ha
    ​​​​​ de venir.

    2°- Los siete espíritus de Dios

    3°- Jesucristo, el testigo fiel

    ¿Quién es cada uno de ellos?

    Si el tercero es Jesucristo y el segundo estamos todos de acuerdo que es el Espíritu Santo, el primero, es decir, "el que es y que era y que ha de venir", ha de referirse , sin ningún tipo de duda, al Padre.

    Siguiendo en el capítulo 1 de Apocalipsis, en el versículo 8, leemos: "Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso"

    La mayoría de las personas creen que este versículo se refiere a Jesucristo, ya que viene inmediatamente después del que dice: "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén".

    Pero si prestamos atención, y puesto que anteriormente ha quedado claro que "el que es y que era y que ha de venir" se refería al Padre, lógicamente todo el versículo 8 también se tendrá que referir al Padre.

    ¿Qué pasa entonces con el versículo 11 de este mismo capítulo 1 donde se identifica a Jesucristo con el "Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último"?

    Según la mayoría de los eruditos, este "Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último", no aparece en el original sino que ha sido agregado. De hecho, en mi biblia Reina Valera de 1990 este "Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último" viene entre corchetes .

    Sigamos con el estudio.

    Vayamos a Apocalipsis 4

    ¿Quién es el que está sentado en el trono? ¿A quién no cesaban de decir los cuatro seres vivientes día y noche: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir?.

    Por el mismo motivo que he expuesto anteriormente, no hay duda de que el que está sentado en el trono es el Padre, el que vive por los siglos de los siglos, ya que se le vuelve a identificar como "el que es y que era y que ha de venir" y al que asimismo, los veinticuatro ancianos se postran y adoran diciendo: "Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

    No hay duda de que el único Creador es el Padre.

    Observad que en este capítulo 4, aunque aparece el Espíritu Santo delante del trono como las siete lámparas de fuego o los siete espíritus de Dios, todavía no ha entrado en escena el Cordero, por lo que todo lo que se dice en este capítulo de ninguna manera se le puede aplicar a Jesucristo.

    Es en el siguiente capítulo, Apocalipsis 5, donde ya aparece el Cordero, Jesucristo. En este capítulo no se hace referencia a que el Cordero sea el Creador, el Alfa y la Omega, principio y fin, el que es y que era y que ha de venir o el Todopoderoso. Y aunque el Cordero es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza, a la hora de adorar, los veinticuatro ancianos no adoran ni al Cordero ni al Espíritu Santo, sino al que vive por los siglos de los siglos, que como hemos visto en el capítulo anterior se refiere al Padre.

    En Apocalipsis 7:10 la gran multitud vestida de ropas blancas y con palmas en las manos claman a gran voz diciendo: “La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero”. Seguidamente, todos los ángeles que estaban en pie se postran sobre sus rostros delante del trono y adoran a Dios.

    Observad otra vez, que estos ángeles tampoco adoran al Cordero, sino al que está sentado en el trono, que es Dios, el Padre. Este versículo nos enseña que nuestros Salvadores son el que está sentado en el trono y el Cordero, Dios y Jesucristo, la parte divina y la parte humana del plan de salvación.

    En Apocalipsis 11:16-17 los veinticuatro ancianos vuelven a adorar al Señor Dios Todopoderoso, el que es y que era y que ha de venir, que repito otra vez, se refiere al Padre.

    En Apocalipsis 21:6-7 leemos: Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

    Evidentemente aquí está hablando el Padre, que es el que está sentado en el trono, es decir Dios.

    Finalmente, en Apocalipsis 22-13 leemos: "Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último".

    Otro versículo que la mayoría cree que se refiere a Jesucristo, pero no es así, se está refiriendo al Padre.

    ¿Por qué?

    Porque desde el versículo 6 hasta el 15 se está refiriendo al ángel de Dios, es decir, al Padre.

    Y desde el versículo 16 hasta el 21 se está refiriendo al ángel de Jesucristo.

    MI CONCLUSIÓN:

    Los términos "Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso", se aplican en exclusividad al Padre, al Señor Dios Todopoderoso, al único y sólo Dios, al Creador, a Aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten (Hebreos 2:10), y al que convenía que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos (El ser humano Jesucristo).
    Aunque tales pasajes, y digo aunque puesto que algunas copias colocan expresiones como "primero y último" y "alfa y omega" a Cristo; y mencionen que el todopoderoso en apocalipsis (no en otras partes de las escrituras donde definen que Cristo tiene todo el poder y toda autoridad al igual que el Padre) no significa dos cosas:
    1.- Que Cristo no deba de ser adorado en el apocalipsis.
    2.- Que Cristo no sea Dios al igual que lo es el Padre.

    Saludes y Bendiciones.

    Dejar un comentario:


  • RGUADALAJARA
    comenzado un tema ¿Quién es el Alfa y la Omega?

    ¿Quién es el Alfa y la Omega?

    ¿QUIÉN ES EL ALFA Y LA OMEGA?

    Por Rony Guadalajara


    Quisiera dar mi opinión sobre determinados términos que a mi entender los adventistas estamos aplicando erróneamente a Jesucristo.

    ​​​"Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso"

    ¿A quién se aplican todos estos términos?

    Un breve y rápido estudio de Apocalipsis demuestra que se aplican en exclusividad al Padre, al sólo y único Dios.

    Veámoslo:

    En Apocalipsis 1:4-5 aparecen, llamémoslos así, los tres "personajes"

    1°- El que es y que era y que ha
    ​​​​​ de venir.

    2°- Los siete espíritus de Dios

    3°- Jesucristo, el testigo fiel

    ¿Quién es cada uno de ellos?

    Si el tercero es Jesucristo y el segundo estamos todos de acuerdo que es el Espíritu Santo, el primero, es decir, "el que es y que era y que ha de venir", ha de referirse , sin ningún tipo de duda, al Padre.

    Siguiendo en el capítulo 1 de Apocalipsis, en el versículo 8, leemos: "Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso"

    La mayoría de las personas creen que este versículo se refiere a Jesucristo, ya que viene inmediatamente después del que dice: "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén".

    Pero si prestamos atención, y puesto que anteriormente ha quedado claro que "el que es y que era y que ha de venir" se refería al Padre, lógicamente todo el versículo 8 también se tendrá que referir al Padre.

    ¿Qué pasa entonces con el versículo 11 de este mismo capítulo 1 donde se identifica a Jesucristo con el "Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último"?

    Según la mayoría de los eruditos, este "Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último", no aparece en el original sino que ha sido agregado. De hecho, en mi biblia Reina Valera de 1990 este "Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último" viene entre corchetes .

    Sigamos con el estudio.

    Vayamos a Apocalipsis 4

    ¿Quién es el que está sentado en el trono? ¿A quién no cesaban de decir los cuatro seres vivientes día y noche: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir?.

    Por el mismo motivo que he expuesto anteriormente, no hay duda de que el que está sentado en el trono es el Padre, el que vive por los siglos de los siglos, ya que se le vuelve a identificar como "el que es y que era y que ha de venir" y al que asimismo, los veinticuatro ancianos se postran y adoran diciendo: "Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

    No hay duda de que el único Creador es el Padre.

    Observad que en este capítulo 4, aunque aparece el Espíritu Santo delante del trono como las siete lámparas de fuego o los siete espíritus de Dios, todavía no ha entrado en escena el Cordero, por lo que todo lo que se dice en este capítulo de ninguna manera se le puede aplicar a Jesucristo.

    Es en el siguiente capítulo, Apocalipsis 5, donde ya aparece el Cordero, Jesucristo. En este capítulo no se hace referencia a que el Cordero sea el Creador, el Alfa y la Omega, principio y fin, el que es y que era y que ha de venir o el Todopoderoso. Y aunque el Cordero es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza, a la hora de adorar, los veinticuatro ancianos no adoran ni al Cordero ni al Espíritu Santo, sino al que vive por los siglos de los siglos, que como hemos visto en el capítulo anterior se refiere al Padre.

    En Apocalipsis 7:10 la gran multitud vestida de ropas blancas y con palmas en las manos claman a gran voz diciendo: “La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero”. Seguidamente, todos los ángeles que estaban en pie se postran sobre sus rostros delante del trono y adoran a Dios.

    Observad otra vez, que estos ángeles tampoco adoran al Cordero, sino al que está sentado en el trono, que es Dios, el Padre. Este versículo nos enseña que nuestros Salvadores son el que está sentado en el trono y el Cordero, Dios y Jesucristo, la parte divina y la parte humana del plan de salvación.

    En Apocalipsis 11:16-17 los veinticuatro ancianos vuelven a adorar al Señor Dios Todopoderoso, el que es y que era y que ha de venir, que repito otra vez, se refiere al Padre.

    En Apocalipsis 21:6-7 leemos: Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

    Evidentemente aquí está hablando el Padre, que es el que está sentado en el trono, es decir Dios.

    Finalmente, en Apocalipsis 22-13 leemos: "Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último".

    Otro versículo que la mayoría cree que se refiere a Jesucristo, pero no es así, se está refiriendo al Padre.

    ¿Por qué?

    Porque desde el versículo 6 hasta el 15 se está refiriendo al ángel de Dios, es decir, al Padre.

    Y desde el versículo 16 hasta el 21 se está refiriendo al ángel de Jesucristo.

    MI CONCLUSIÓN:

    Los términos "Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso", se aplican en exclusividad al Padre, al Señor Dios Todopoderoso, al único y sólo Dios, al Creador, a Aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten (Hebreos 2:10), y al que convenía que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos (El ser humano Jesucristo).
Trabajando...
X