Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Bullón y la Prosperidad

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • vectormg
    respondió
    Originalmente publicado por BARO1 Ver Mensaje
    Estas entendiendo mal, yo no estoy afirmando que debemos ser pobres. Es al contrario, teniendo un padre que es rico, las cosas de El son nuestras. El pecado ha hecho todo a lreves, las riquezas nuetras las tienen otros...los impíos, los que no quieren saber nada de Dios. Que contradictorio!!!
    Lo malentendí debido a que usted mencionó "¿porque debemos de ser pobres?"...

    Y si usted esta queriendo decir lo contrario, ¿entonces usted aconseja que busquemos ser ricos económicamente hablando?

    Es verdad que Dios dice: "Mío es el oro, mía es la plata..." pero, una cosa es reconocerle como dueño y Señor de todo, y otra creernos que todo lo que es de El, también es nuestro... entonces...¿"mía es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en el habitan"?

    Por cierto que debe aclara un poco su postura.

    Por otro lado, de lo que usted se queja es un eterno dilema de todo creyente, pero no estoy seguro que sea una queja muy válida, me recuerda a la de Job (cap. 21) o a la de Jeremías (cap. 12) o a la del Salmista (cap. 73) pero no es que todo esté al revez, recuerde que Dios hace que salga el sol y hace llover sobre buenos y MALOS, eso no tiene nada de "contradictorio" (desde mi punto de vista), es simplemente una muestra del amor, paciencia y misericordia para con TODOS sus hijos.

    Pero no se desanime por ver a injustos prosperar, el juicio es sobre ellos en poco tiempo...mientras ore por ellos

    Dejar un comentario:


  • BARO1
    respondió
    Estas entendiendo mal, yo no estoy afirmando que debemos ser pobres. Es al contrario, teniendo un padre que es rico, las cosas de El son nuestras. El pecado ha hecho todo a lreves, las riquezas nuetras las tienen otros...los impíos, los que no quieren saber nada de Dios. Que contradictorio!!!

    Dejar un comentario:


  • vectormg
    respondió
    Originalmente publicado por SERNE52 Ver Mensaje
    Hola. Un par de puntualizaciones. El diezmo hoy en día es dinero (dejando aparte tiempo, dedicación, esfuerzo...). Creo que Jesús tenía una opinión muy clara al respecto. En Mt. 22:19-21, parece que la frase de Jesus se interpreta así:"Al Cesar el dinero de Cesar y a Dios el dinero de Dios". Yo creo que Jesús no pensaba eso, sino todo lo contrario. Para apoyar lo que Él quería decir, llamó la atención sobre la imagen impresa en la moneda. Con este gesto entiendo que quería decir que el Cesar tenía mucho interés en decir a todo el mundo que ese trozo de metal que representa poder económico era de él. Visto esto primero, la frase "Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios" representa una ruptura total entre la moneda acuñada con la cara de un falso dios y el Dios verdadero. No creo que a Él le guste que se le ofrezca la imagen de otro dios como ofrenda. Ni siquiera que se piense que para Él eso(el dinero) tenga valor alguno. Si pensamos que es una unidad, que tenga valor y que lleve su imagen (así como el dinero lleva la del Cesar) podríamos decir que sus hijos son el verdadero valor que Él quiere para sí.
    Otro pasaje interesente para pensar es el del joven rico Mt. 19:16-30. Jesús le dice que para ser perfecto ha de vender lo que tiene darselo a los pobres y seguirle. Aparte de cualquier otra consideración, lo que Jesús le viene a decir es que el camino de la perfección está alejado de las riquezas y desde luego del dinero.
    En conclusión, las riquezas representadas por el dinero pertenecen a un dios que no es Dios. NO LAS MEZCLEMOS.
    Que Dios nos bendiga a todos.
    Aunque estoy de acuerdo con la idea de su mensaje, me deja con una duda.

    Según usted, ¿debemos regresar a Dios una décima parte de nuestros ingresos o no?

    Dejar un comentario:


  • vectormg
    respondió
    Originalmente publicado por BARO1 Ver Mensaje
    Teniendo un padre que es rico, porque debemos ser pobres?

    Lo que pasa es que, al igual que todo, el pecado ha tergiversado el sentido de las cosas.
    ¿Quién le ha dicho a usted que DEBE ser pobre? ese no es el caso, y si alguien le dijo eso, está en un error...

    El punto de esto es "no buscar hacer tesoros terrenales" sino los "Celestiales", no concentrarnos en hacer riquezas, no en nuestra propia prosperidad, sino en la del Reino de Dios...

    Este no debería ser un tema difícil... pero aunque las riquezas no son malas en si mismas, Jesús sabía que son seductoras... es por eso que nos enseña a orar "...El pan de cada día...dánoslo hoy..." como dando un ejemplo de vivir un día a la vez, la oración no dice "el pan de todo el mes, dánoslo hoy..." pero hoy en día, el ser humano tiende a poner su segridad en el bienestar económico... y la fe en Dios que es nuestro Supremo Sustentador, queda un poco de lado...

    Dejar un comentario:


  • BARO1
    respondió
    Teniendo un padre que es rico, porque debemos ser pobres?

    Lo que pasa es que, al igual que todo, el pecado ha tergiversado el sentido de las cosas.

    Dejar un comentario:


  • bebelobsky
    respondió
    Hola, hermanos. Al parecer las ideas sobre el éxito y la prosperidad han cambiado con el tiempo. Samuel C. Weber tiene una interesante investigación sobre la historia del éxito en Norteamérica. Este autor no hace un análisis religioso, simplemente va relatando como los peregrinos que llegaron a esa nación eran laboriosos, frugales, ahorradores, emprendedores, etc...y termina contando cómo la idea del éxito cambió a partir de la revolución industrial, el cine y la tecnología. El dinero no es malo en sí mismo, sino el amor al dinero. Dios no nos hizo iguales, pero nos ha hecho responsables por los talentos confiados. Cristo dijo: "A los pobres siempre los tendréis con vosotros..." o sea que nunca dejará de haber personas pobres, pero algunas de ellas lo son por falta de diligencia, de preparación académica, técnica o de otro tipo. La pobreza puede ser intelectual también. Y siempre han habido ricos y pobres, pero como David y Habacuc muchos cristianos envidian las riquezas o no se explican cómo es que otras personas progresan a pesar de que no diezman ni ofrendan, ni tienen a Dios en su memoria...el oro y la plata son de Dios y él los da a quien quiere, o mejor dicho a aquellos que harán del dinero una bendición para sus semejantes. "Joven fui, viejo soy, y no he visto justo desamparado; ni a su simiente mendigar el pan."

    No hay iglesia que no dependa de la buena voluntad de sus creyentes (ofrendas, diezmos, donativos, promesas, testamentos, etc) ¿Por qué? Porque todo lo que se hace requiere de una fuente de financiamiento. Nunca he escuchado a predicador alguno, decir que harán un templo, horfelinato, escuela, o cualesquier inmueble apelando solo a la liberalidad de Dios; siempre apelan a los creyentes y estimulan la generosidad de diversas maneras, pudiendo éstas ser o no manipulativas. Unos interpretan los textos bíblicos de manera como lo hacen los del "evangelio" de la prosperidad, otros apelan al karma, otros apelan a la bondad de Dios (de lo recibido de tus manos, te damos), otros al miedo, otros a la ignorancia, etc, etc. Tal vez la mejor forma es el exhorto ha de ser aquella que beneficia tanto al dador como a quien beneficiarán los donativos ya que nadie puede esparcir perfume sobre otros sin quedar él mismo, fragante.

    Consideren, por ejemplo, los donativos de narcos y demás criminales a las iglesias ¿les importa a los ministros la procedencia ilícita de los oferentes? ¿o se comportan como los políticos en campaña? ¿o simplemente piensan que el fin justifica el origen de los recursos? los judíos al parecer eran muy escrupulosos en esto (recuerden a Judas devolviendo el dinero de su traición y lo que hicieron los sacerdotes con el dinero: es precio de sangre...y compraron el campo llamado aceldama o algo así).

    Yo observo que las denominaciones son más o menos ricas en función de sus miembros. Una congregación de cristianos pobres, es una iglesia pobre lo cual se nota en el edificio, el mobiliario, el vestido de sus miembros, los clubes, etc obviamente y en función inversa se nota una iglesia donde los miembros son ricos... Si la bendición de Dios se mide por la riqueza pues entonces las iglesias pobres están lejos de Dios, cuando debieran estar más cerca de un Salvador que fue pobre y humilde, sin un lugar donde reposar su cabeza, a diferencia aun de las aves y las fieras. El dinero, de alguna manera, nos vuelve orgullosos, vanidosos y muchas veces despilfarradores. Jesús en la multiplicación de los panes y los peces nos dejó un ejemplo de economía: Recojan lo que sobró, dijo. Además, si el camino al cielo es tan angosto ¿cómo podemos transitar por él estando tan perplejos por los bienes materiales que, de una manera u otra, nos impiden avanzar en dicho camino?

    Fraternalmente

    Dejar un comentario:


  • SERNE52
    respondió
    Hola. Un par de puntualizaciones. El diezmo hoy en día es dinero (dejando aparte tiempo, dedicación, esfuerzo...). Creo que Jesús tenía una opinión muy clara al respecto. En Mt. 22:19-21, parece que la frase de Jesus se interpreta así:"Al Cesar el dinero de Cesar y a Dios el dinero de Dios". Yo creo que Jesús no pensaba eso, sino todo lo contrario. Para apoyar lo que Él quería decir, llamó la atención sobre la imagen impresa en la moneda. Con este gesto entiendo que quería decir que el Cesar tenía mucho interés en decir a todo el mundo que ese trozo de metal que representa poder económico era de él. Visto esto primero, la frase "Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios" representa una ruptura total entre la moneda acuñada con la cara de un falso dios y el Dios verdadero. No creo que a Él le guste que se le ofrezca la imagen de otro dios como ofrenda. Ni siquiera que se piense que para Él eso(el dinero) tenga valor alguno. Si pensamos que es una unidad, que tenga valor y que lleve su imagen (así como el dinero lleva la del Cesar) podríamos decir que sus hijos son el verdadero valor que Él quiere para sí.
    Otro pasaje interesente para pensar es el del joven rico Mt. 19:16-30. Jesús le dice que para ser perfecto ha de vender lo que tiene darselo a los pobres y seguirle. Aparte de cualquier otra consideración, lo que Jesús le viene a decir es que el camino de la perfección está alejado de las riquezas y desde luego del dinero.
    En conclusión, las riquezas representadas por el dinero pertenecen a un dios que no es Dios. NO LAS MEZCLEMOS.
    Que Dios nos bendiga a todos.

    Dejar un comentario:


  • JCabreraM
    respondió
    Originalmente publicado por Claudiortiz Ver Mensaje
    Hermano: ¿Dónde encuentro la presentación?
    A qué presentación te refieres?

    Dejar un comentario:


  • Claudiortiz
    respondió
    Hermano: ¿Dónde encuentro la presentación?

    Dejar un comentario:


  • JCabreraM
    respondió
    Diezmos, ofrendas y prosperidad...

    Encontré una entrevista muy interesante...




    Dejar un comentario:


  • JCabreraM
    respondió
    Originalmente publicado por jasobamr Ver Mensaje
    Les comparto una analogía (parábola moderna) que tiene relación con este tema:




    Cuentan que una vez un hombre rico y emprendedor se horrorizó
    cuando vio a un pescador tranquilamente recostado junto a su barca,
    contemplando el mar y disfrutando apaciblemente la tarde, después de
    haber vendido el pescado.

    – ¿Por qué no has salido a pescar? –le preguntó el hombre emprendedor.
    Porque ya he pescado bastante por hoy –respondió el apacible pescador.
    – ¿Por qué no pescas más de lo que necesitas? –insistió el industrial.
    ¿Y qué iba a hacer con ello? –preguntó a su vez el pescador.
    – Ganarías más dinero –fue la respuesta– y podrías poner un motor
    nuevo y más potente a tu barca. Y podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que sacarías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas… Y hasta una verdadera flota.
    Entonces serías rico y poderoso como yo.
    ¿Y que haría entonces? –preguntó de nuevo el pescador.
    – Podrías sentarte y disfrutar de la vida –respondió el hombre
    emprendedor.
    ¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento? –respondió sonriendo el apacible pescador.

    Si en vez de ver esto como una "parábola moderna" le damos otro calificativo, cuál sería el más adecuado? Conformismo, egoismo o falta de fe?

    Dejar un comentario:


  • JCabreraM
    respondió
    El viernes por la noche, en el resumen que hacemos con los líderes de célula se tocó el tema... porque alguien preguntó si también se podría "tipificar" el no ofrendar generosamente como "Adulterio Financiero"... algunos se rieron, pero al tomar seriedad, comentaron precisamente de la "Teología de la Prosperidad". Alguen dijo que escuchó a algún predicador decir que "somos pobres" porque no tenemos la confianza suficiente ( fe) como para pedirle directamente a Dios que nos de dinero...
    Editado por última vez por JCabreraM; https://www.foroadventista.org/member/3386-jcabreram en , 08:01:03.

    Dejar un comentario:


  • JADIEL
    respondió
    Interesante tema. Para comenzar, creo que prosperidad, no necesariamente es sinónimo de ser rico. Sino, de estar mejor que antes. La falsa Teología de la prosperidad, hace de este término sinónimo de riquezas.
    Se puede percibir que el evangelio trae prosperidad en muchos aspectos, pero que eso no necesariamente significa ser rico : la vida del creyente se transforma, se ordena; hay valores y principios que antes no existían. Una persona honesta y responsable como resultado de la transformación del evangelio, tiene muchas más posibilidades de tener un mejor trabajo, o de que sus negocios rindan mejores frutos. Tendrá un hogar felíz, y los hijos tendrán condiciones óptimas para desarrollar todas sus facultades.
    Los hijos de un creyente, serán ordenados, con principios, probablemente estudiarán en colegios cristianos o recibirán instrucciones cristianas desde sus más tiernos años. Estarán ausentes de fiestas de trasnoches, alcohol, drogas y cigarrilos, por lo tanto su mente será mucho más ágil que las mentes de jóvenes que caen en los vicios. Por lo tanto tienen mayores probabilidades de que estudien mejores carreras y sean becados por ser buenos alumnos. Al poder terminar una carrera universitaria o tener un título profesional, sin duda serán prósperos. ¿Llegarían al mismo lugar si no hubiesen conocido el evangelio?
    Pondré un caso real: A mi iglesia llegó un muchacho de 14 años. Procedía de una familia muy pobre que vendía verduras en la vega. Eran 7 hijos. La familia vivía en una antigua casa de madera, que a penas se sostenía en pie. El barrio donde vivían era malo. La mayoría de los adolescentes se unía a pandillas en donde bebían alcohol y usaban droga. Este muchacho de 14 años, estudió las Escrituras y se bautizó en la iglesia. Era de una personalidad muy tímida. Pero al participar de la iglesia, fue desarrollando hermosos dones que Dios le había dado. Llegó a ser un gran predicador. Sólo él, de su familia se hizo adventista. Este jovencito se transformó en un lider comprometido de la iglesia, era muy ordenado y diligente. Cuando terminó la secundaria, entró a la universidad, becado por su excelencia. Estudió periodismo. En su curso, fue un alumno destacado. Por lo mismo, al poco tiempo de graduarse, fue llamado a hacer clases en su misma universidad. Luego de eso, su casa de estudios, le pagó una maestría y un doctorado. Hoy él es el decano de la facultad. Obviamente al mirar su vida hacia atrás, él puede reconocer que ha prosperado. ¿Habría sido posible esta prosperidad si no hubiese conocido el evangelio? Lo más probable que si no hubiese abrazado el evangelio, habría sido arrastrado por el vicio como la mayoría de los muchachos de su barrio.

    Otro ejemplo: Mis abuelos son criados en el campo. A penas saben leer y escribir. Pero allá en las montañas, el evangelio los alcanzó y ellos se unieron a la iglesia adventista. Ellos aún viven en el campo, pero inculcaron en sus hijos la fe adventista, y el seguir una carrera. Mi padre estudió una carrera técnica, y emigró a la ciudad. Conoció a mi madre y formaron un hogar. No nací en un hogar rico. Pero mis padres con mucho esfuerzo me matricularon en el colegio adventista, pues creían que era la mejor educación que podía recibir. Estudiando la primaria, sentí el llamado de Dios, para prepararme como un misionero. Fue así que una vez terminada la secundaria, viajé a la universidad y con becas pude estudiar teología y luego terminar. Hoy, no soy rico; pero puedo decir con confianza, que el evangelio ha sido de bendición para mi familia, y nos ha prosperado.
    Fraternalmente,

    Dejar un comentario:


  • JCabreraM
    respondió


    El Secreto de la Prosperidad




    Dejar un comentario:


  • JCabreraM
    respondió
    En Video...

    Editado por última vez por JCabreraM; https://www.foroadventista.org/member/3386-jcabreram en , 00:25:11.

    Dejar un comentario:

Trabajando...
X