Aviso

Derrumbar
No anuncios todavía.

El debate sábado/domingo de los tiempos finales ya ha comenzado. . .

Derrumbar
X
  • Filtro
  • Hora
  • Show
Clear All
nuevos posts

  • El debate sábado/domingo de los tiempos finales ya ha comenzado. . .


    Delante del lanzamiento de la Encíclica Papal "Laudato Si", y delante del análisis del blog católico "Catholic Ecology" (leído por millares de católicos por todo el mundo), aproveché cuando analizaron lo que el Papa Francisco dice, de promoción del domingo, para postar un comentario bien abarcante, así posiblemente iniciando lo que espero sea un análisis profundo, una discusión constructiva al respecto.



    Vean el texto en portugués de mi comentario (que fue publicado en la sección de comentarios del referido blog, en inglés). Si alguien se dispone a pasarlo al español creo que sería bien provechoso a muchos de este foro:



  • #2
    El mismo texto en el original en inglés:

    Comentario


    • #3
      Publicado originalmente por Azenilto Brito Ver Mensaje
      El mismo texto en el original en inglés:

      (Traducción)

      A la vista de la puesta en marcha de la encíclica papal "Laudato Si", y tenido en cuenta el análisis del blog católica "Ecología católica" (leído por miles de católicos de todo el mundo), tomé la iniciativa - cuando analizaron lo que el Papa Francisco dice promover Domingo - de escribir un comentario integral para ser publicado en la sección de comentarios del blog (lo que se hizo), por lo que espero que a partir de lo que espero que sea un análisis en profundidad y la discusión constructiva del tema:


      Hola amigos

      He firmado muchas peticiones y apoyado muchas causas en esta línea de defensa de la naturaleza. Sin embargo, aunque hay muchos puntos positivos en el documento papal, también se encuentra en ella una causa de gran preocupación para las minorías religiosas, y, por increíble que parezca, una amenaza real de un regreso de las persecuciones medievales practicadas por el mismo Iglesia comandado por este Papa jesuita, cuando la separación de Iglesia y Estado no se tuvo en cuenta debidamente.

      El problema no es exactamente con el Papa, o su ser jesuita, pero con la interferencia de los cristianos que se encogió en el pasado y estuvo de acuerdo en cambiar lo que es inmutable. Si el Papa y tantas autoridades hoy están preocupados por las graves consecuencias de la interferencia indebida del hombre en el equilibrio de la naturaleza, ¿qué hay de la interferencia humana indebida en la ley moral de Dios ?! Eso fue lo que ocurrió a mediados del siglo segundo dC, cuando por temor a las consecuencias de aspecto de los Judios - entonces perseguidos tenazmente por Adrian, emperador de Roma desde la revuelta judía BarKocheba en 135 AD - Los líderes cristianos en Roma comenzaron haciendo todo al no tener mucho aparición con los Judios. Después de todo, los cristianos eran seguidores de un maestro judío - Jesús Christ--, aferrado a las Escrituras judías y tenía las prácticas religiosas que los identificaban con los Judios como la Pascua el 14 de Nisan y la observancia del séptimo día sábado ( al igual que los Judios).

      Para separarse cada vez más de estas similitudes con el judaísmo y el ser "políticamente correcto" a los ojos de las autoridades del Imperio, el liderazgo cristiano en Roma, ya debilitado espiritualmente, comenzó a cambiar las costumbres y reglas de sus prácticas religiosas. Primero cambiaron la fecha de la Pascua del 14 de Nisan crear "Domingo de Pascua", lo que causó una gran polémica con la Iglesia de Oriente, que los registros de historia como "La controversia Quatrodeciman", y se transfieren gradualmente la observancia del séptimo día sábado a la ' muere solis '. Ese fue un día de fiesta de la Roma pagana en honor del dios del Sol, después de nociones heredadas de cultos paganos anteriores, como el mitraísmo, derivadas de los persas. Esto explica por qué hoy el primer día de la semana se llama Domingo, o "Día del Sol" no sólo en Inglés, como también en alemán (Sonntag), holandés (Zondag) y otras lenguas. Todo esto fue ampliamente discutido y resaltado en la investigación académica por el Dr. Samuele Bacchiocchi, quien se graduó de la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma en los años 70, incluso conseguir un premio "Summa cum laude" por su tesis del sábado al domingo, publicado en el libro forma por la planta de impresión de esa Universidad, que incluso recibió por "Imprimatur" de la Iglesia Católica.

      ¿Cómo podemos dejar que el hombre interfiera en lo que Dios tan solemnemente pronunciada para la audiencia de todos los hijos de Israel (que debería actuar como los "testigos de Jehová" hasta los confines de la tierra - Isaías 43, 10 y 49, 6), leemos en el quinto capítulo del libro de Deuteronomio? Y también se dice que después de pronunciar su ley moral de los 10 mandamientos, Él "nada agrega" (5, 22). Entonces Él escribió los términos de su ley moral, los 10 Mandamientos, en las dos tablas de piedra, un material elegido a propósito para simboliza la inmutabilidad de esa legislación. Uno tiene sólo para comparar los 10 Mandamientos del "Catecismo de la Iglesia Católica", con los 10 Mandamientos de la Biblia (Éxodo, cap. 20) a notar los cambios no autorizados en que la ley divina. Después de todo, dijo el Legislador universal más tarde a través del salmista David: "No voy a romper mi pacto, ni alterará lo que salió de mis labios" (Salmo 89, 34). Por lo tanto, ningún hombre, ya sea individual o colectivamente, a través de los consejos o asambleas, tiene derecho a cambiar lo que Dios pronunció tan solemnemente y escribió "con sus propios dedos", como dice la Biblia.

      Para interferir con la Ley de Dios es algo mucho más serio y de aún más nefastas consecuencias futuras que la actitud humana presente y reprobable de interferir en el equilibrio ecológico del planeta. Después de todo, según las Escrituras (tan a menudo citado por el Papa en su documento para respaldar su razonamiento bien intencionado) el sábado no fue cambiada para el domingo por la dirección de Dios, ya que no hay tal evidencia en la Biblia o de la historia, y , de hecho, nunca se etiqueta como "judío" como el Papa lo hace, en lugar de ser designado por Dios mismo no sólo como su santo día, sino también como el "signo" entre Él y su pueblo para siempre (Ezequiel 20, 12, 20).

      Que este sea también un tema relevante en estos debates propuestos del documento, el 'Laudato Si', y puede aquellos que son fieles seguidores de la Palabra de Dios estar atentos a este importante detalle que podría hacer una gran diferencia en el destino de la humanidad, para que la fe y la justicia y el respeto a los derechos de las minorías, sean respetados. De lo contrario, la imposición de una cierta tradición anti-bíblico religioso, sólo porque adoptado por la mayoría, podría ser una fuente de intolerancia que llevaría a una reaparición de la época medieval, cuando la separación de Iglesia y Estado se ocupó de algo más ligera. Estos propuesta de buscar el gobierno civil para imponer leyes restrictivas Domingo es la apertura de una caja de Pandora de sorpresas muy preocupantes por delante - ser conscientes de que todo el mundo.

      Que Dios conceda la iluminación a nuestras autoridades civiles y religiosas para encontrar formas de mitigar los problemas ecológicos que enfrentamos en este planeta sin tener que recurrir a las leyes civiles de una manera vínculo Iglesia-Estado, lo que favorece una cierta tradición religiosa que causaría un retorno a estos terribles tiempos de la persecución de las minorías religiosas.

      Comentario


      • #4
        Gracias, hermano Miguel, pero creo que esta traducción está mejor:

        Hola amigos

        He firmado muchas peticiones y apoyado muchas causas en esta línea de defensa de la naturaleza. Sin embargo, aunque hay muchos puntos positivos en el documento papal, también se encuentra en el una causa de gran preocupación para las minorías religiosas, y, por increíble que parezca, una amenaza real de un regreso de las persecuciones medievales practicadas por la misma Iglesia comandado por este Papa jesuita, cuando no se tuvo en cuenta debidamente la separación de Iglesia y Estado.

        El problema no está exactamente con el Papa, o el hecho de ser un jesuita, pero con la interferencia de cristianos que se acobardaron en el pasado y se pusieron a cambiar lo que es inmutable. Si el Papa y tantas autoridades hoy están preocupados con las graves consecuencias de la interferencia indebida del hombre en el equilibrio de la naturaleza, ¿qué decir de la interferencia humana indebida en la ley moral de Dios?! Eso fue lo que ocurrió a mediados del siglo 2 dC, cuando por temor de las consecuencias de se parecer mucho con los judíos entonces perseguidos tenazmente por Adriano, emperador de Roma desde la revuelta judía BarKocheba en 135 AD--líderes cristianos en Roma comenzaron a cambiar cosas en sus prácticas religiosas. Después de todo, los cristianos eran seguidores de un maestro judío--Jesús Cristo, leían las Escrituras judías y tenían prácticas religiosas que los identificaban con los judíos como la Pascua el 14 de Nisan y la observancia del sábado del séptimo día (al igual que los judíos).

        Para separarse cada vez más de estas similitudes con el judaísmo y ser “políticamente correctos” a los ojos de las autoridades del Imperio, el liderazgo cristiano en Roma, ya debilitado espiritualmente, comenzó a cambiar las costumbres y reglas de sus prácticas religiosas. Primero cambiaron la fecha de la Pascua del 14 de Nisan, creando el “Domingo de Pascua”, lo que causó una gran polémica con la Iglesia de Oriente, que se registra en la historia como “La controversia quatrodecimana”, y transfirieron gradualmente la observancia del sábado del séptimo día a el ’dies solis’. Ese era un día de fiesta de la Roma pagana en honor del dios del Sol, según nociones heredadas de cultos paganos anteriores, como el mitraísmo, derivado de los persas. Esto explica por qué hoy el primer día de la semana se llama “Día del Sol” (Sunday) no sólo en inglés, como también en alemán (Sonntag), holandés (Zondag) y otras lenguas. Todo esto fue ampliamente discutido y resaltado en la investigación académica por el Dr. Samuele Bacchiocchi, quien se graduó de la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma en los años 70, incluso consiguiendo un premio “Summa cum laude” por su tesis “Del sábado al domingo”, publicado en forma de libro por la editorial de esa Universidad, que incluso recibió el “Imprimatur” de la Iglesia Católica.

        ¿Cómo podemos dejar que el hombre interfiera en lo que Dios tan solemnemente pronunció para la audiencia de todos los hijos de Israel (que deberían actuar como “testigos del Señor” hasta los confines de la tierra--Isaías 43, 10 y 49, 6), como leemos en el quinto capítulo del libro de Deuteronomio? Y también se dice que después de pronunciar su ley moral de los 10 Mandamientos, Él “nada agregó” (5, 22). Luego, Él escribió los términos de su ley moral, los 10 Mandamientos, en las dos tablas de piedra, un material elegido a propósito para simbolizar la inmutabilidad de esa legislación. Uno tiene sólo que comparar los 10 Mandamientos del “Catecismo de la Iglesia Católica”, con los 10 Mandamientos de la Biblia (Éxodo, cap. 20) para percibir los cambios no autorizados en que la ley divina. Después de todo, dijo el Legislador universal más tarde a través del salmista David: “No olvidaré Mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de Mis labios” (Salmo 89, 34). Por lo tanto, ningún hombre, ya sea individual o colectivamente, mediante concilios o asambleas, tiene derecho a cambiar lo que Dios pronunció tan solemnemente y escribió “con su propio dedo”, como dice la Biblia.

        Interferir con la Ley de Dios es algo mucho más serio y de consecuencias futuras aún más nefastas que la actitud humana presente y reprobable de interferir en el equilibrio ecológico del planeta. Después de todo, según las Escrituras (tan a menudo citadas por el Papa en su documento para respaldar su razonamiento bien intencionado) el sábado no fue cambiado para el domingo por dirección de Dios, ya que no hay tal evidencia en la Biblia o en la historia, y, de hecho, nunca se etiqueta como “judío” como el Papa lo hace, sino que es designado por Dios mismo no sólo como su santo día, como también como el “signo” entre Él y su pueblo para siempre (Ezequiel 20, 12, 20).

        Que este sea también un tema relevante en estos debates propuestos del documento, ’Laudato Si’, y que puedan aquellos que son fieles seguidores de la Palabra de Dios estar atentos a este importante detalle que podría hacer una gran diferencia en el destino de la humanidad, para que la fe y la justicia y el respeto a los derechos de las minorías, sean respetados. De lo contrario, la imposición de una cierta tradición religiosa anti-bíblica, sólo porque adoptada por la mayoría, podría ser una fuente de intolerancia que llevaría a una reaparición de la época medieval, cuando la separación de Iglesia y Estado era considerada muy levianamente. Estas propuestas de buscar apoyo en el gobierno civil para imponer leyes restrictivas cuanto al domingo es la apertura de una caja de Pandora de sorpresas muy preocupantes por delante--estén conscientes de eso, toda la gente.

        Que Dios conceda la iluminación a nuestras autoridades civiles y religiosas para encontrar formas de mitigar los problemas ecológicos que enfrentamos en este planeta sin tener que recurrir a leyes civiles de una manera que crea este malo vínculo Iglesia-Estado, favoreciendo una cierta tradición religiosa, lo que causaría un retorno a estos terribles tiempos de persecución de minorías religiosas.

        Saludos cordiales

        Azenilto G. Brito
        Brasil
        Last edited by Azenilto Brito; 15-Jul-2015, 05:34 AM.

        Comentario


        • #5
          y que paso con el debate????? en que quedo eso..

          Comentario

          Trabajando...
          X