Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Fiel a Dios por siempre

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Fiel a Dios por siempre

    De 1991 a 1995 tuve la oportunidad de trabajar para una compañía cuyos servicios se daban a las empresas hoteleras a todo lo largo y ancho de la República Mexicana; desde Matamoros en Tamaulipas hasta Ciudad Hidalgo en Chiapas y desde Tijuana en Baja California Norte hasta Cancún en Quintana Roo; por ende conocí muchas iglesias y a muchos hermanos, ya que normalmente trabajaba de domingo a viernes y los sábados me iba a la iglesia en la ciudad que estuviera.
    Al principio, como todo recién ingresado al trabajo me tocó viajar en autobús en largas y agotadoras jornadas; nuestros viajes los programaban por ejemplo para 10 días, pero esos días se volvían semanas e incluso meses, pero como me gustaba viajar me encantó conocer la mayor parte de México. Como posteriormente me hice uno de los ingenieros más solicitados de la compañía, entonces empecé a viajar en avión y todo fue más tranquilo. Durante esos viajes me ocurrieron muchas anécdotas, incluso una vez me asaltaron, pero todo fue tranquilo. Pero lo que quiero contarles me ocurrió entre 1992 o 1993. No recuerdo la fecha exacta.
    He aquí la historia.
    Durante más de un mes había andado viajando (trabajando) por Norte y Noreste de México, concretamente las ciudades de Tampico, Cd. Victoria, Matamoros, Rio Bravo, Reynosa y Nuevo Laredo en Tamaulipas, Monterrey en Nuevo León, y posteriormente Matehuala y San Luis Potosí en San Luis Potosí; quienes conocen México ya se imaginarán la ruta de uno de mis tantos recorridos. Recuerdo que llegué un jueves por la mañana a Orizaba en Veracruz, donde estaban las oficinas. Si uno regresaba en jueves, por reglamento se presentaba a laborar hasta el lunes siguiente, así que estaba muy contento de llegar a donde vivía; pero ese jueves cuando me presenté a entregar informes se me informó que el sistemas que había instalado en Cancún, se había quemado y era super urgente mi presencia allá, ya que según la gerencia del Hotel, el trabajo que había hecho estaba mal, y como consecuencia se había quemado el conmutador telefónico. Como el gerente de servicio sabía que llegaría jueves, buscó la forma en que viajara en avión para más rápido, pero no había lugares disponibles, así que sólo me tenían el boleto (ticket) para viajar en autobús. Así que en contra de mi voluntad me fui a la terminal para ahora viajar por el sureste mexicano. Pero estaba tan cansado que no pensé en algo. En ese entonces el autobús se hacía alrededor de 24 horas desde Orizaba hasta Cancún. Así que cuando reaccioné estaba llegando a Cancún, y debía presentarme a trabajar en el hotel. Estaba llegando a mi destino, y el sol casi estaba por ponerse: era viernes de tarde. Oré al Señor, y le dije en mi oración que le sería fiel, que yo no trabajaría en sábado, que me ayudase a encontrar la Iglesia Adventista. Le dije que me mostrara la iglesia. Abordé un taxi, y le dije que me llevara a la Iglesia Adventista del 7º Día, me dijo el conductor que enseguida lo haría, subí mi equipaje, y me llevó a la Iglesia, pero no era la Adventista, (en ese entonces no conocía a ninguna iglesia, porque la mayor parte de mis viajes eran al norte) era una de los Testigos de Jehová, le dije que esa no era, que buscara, me llevó a otra, pero era Pentecostal, le dije: siga buscando. Finalmente la tercera fue la vencida, me llevó a la Iglesia Adventista. Cancún es una ciudad muy cara. El taxista me cobró una tercera parte de lo que normalmente cobraban. Eso lo consideré como una obra de Dios, y visualicé que Él me tenía algunas sorpresas. Bajé con mi equipaje y me sentí contento de estar en la Iglesia, mi Iglesia, la Iglesia que tanto amo, la Iglesia de la cual estoy convencido hasta los cimientos de mi alma que tiene la verdad. Recibimos el sábado y escuché el sermón. A la salida pregunté por el Pastor, y otra sorpresa, el pastor ahí estaba; dije para mis adentros, ya van dos. Pagar una noche de habitación en Cancún me salía en más de 100 dólares, así que le expuse mi aparente problema al pastor y el tan amable me dijo, no se moleste mi hermano, en casa puede quedarse. Le agradecí infinitamente ese gesto. Lamentablemente no recuerdo el nombre de ese joven pastor. Hoy no sé si él actuaría igual debido a la creciente maldad que existe tanto en nuestro país como en el mundo entero. Sólo recuerdo que dijo dos cosas: mire, yo voy a salir temprano, pero se queda mi esposa (no recuerdo si tenían hijos, porque eran muy jóvenes los dos), y lamento decirle que nuestra despensa es escasa, estamos casi a fin de mes, y no cuento con el suficiente alimento, pero lo poco que tenemos lo compartiremos con usted, yo le respondí que eso no tenía importancia. En ese entonces (no sé ahora) el sueldo del pastor era muy poco y comprendí muy bien eso que me dijo. Así que tanto la cena del viernes como el desayuno del sábado fueron muy ligeros. Ese sábado me levanté temprano y me duché, y me fui a la iglesia, al medio día unos hermanos me invitaron a comer y me la pasé a gusto con ellos.
    Había varios jóvenes, y ellos se despidieron de mí, porque regresarían a la Iglesia a ensayar el programa de jóvenes que presentarían por la tarde. Más tarde regresé con los hermanos a la iglesia y ellos presentaron un programa titulado: Amistades que transforman vidas. Yo casi lloraba.
    “Amistades que transforman vidas” es una obra en diálogo su servidor había escrito tiempo atrás y que el Pastor García Marenko, en ese entonces Director de de Jóvenes de la División Interamericana había tomado la decisión de insertarla en la revista de jóvenes Perspectiva. Si. La obra que había escrito, mis ojos estaban viendo que por lo menos en una iglesia la estaban presentando. Solamente a uno de esos jóvenes le dije que yo había escrito esa obra. A todos mis lectores quiero decirles que fue un gozo inmenso que sentí, no tanto por la presentación, sino porque creo que de esa manera le estaba sirviendo a Dios.
    Llegó la noche del sábado. Pero antes de ir a la casa del Pastor, me dirigí a un supermercado, adquirí una modesta despensa y la llevé. El pastor aún no había regresado, así que se la entregué a su esposa y le dije que estaba muy agradecido por los favores que me habían hecho. Le pido aún a Dios que bendiga siempre a ese Pastor que me hospedó en su casa sin conocerme.
    Llegué al hotel. Me presenté. Me registré y me dieron una habitación. Me fui a “descansar”, porque para ellos yo venía de viaje y estaba muy cansado. Al otro día, me presenté a ver el daño del equipo no sin antes pasar por restaurant para tomar un buen desayuno. Para mi sorpresa, me encontré con otro ingeniero que iba de la Cd. de México para reparar el conmutador telefónico. Intercambiamos información después de presentarnos y me dijo lo siguiente: tengo entendido que el Gerente del Hotel presentará una demanda por daño del conmutador a tu empresa, porque al parecer la instalación quedó mal; yo le interrumpí y le dije; mira, yo no mando ningún tipo de corriente o voltaje, al contrario, para que trabaje mi sistema, recibo información del conmutador. El me respondió: si lo sé, así que no te preocupes; pero quiero decirte algo más: el culpable no eres tú, es el ingeniero de mantenimiento de aquí, porque se le hizo fácil conectar el cable de tierra física a la tubería de agua y resulta que no sé donde de donde llega, pero hay un sobrevoltaje en el conector de tierra. Mis ojos se iluminaron: le di gracias a mi Dios, nuestro Dios queridos hermanos.
    Al rato llegó el Gerente. Le expusimos la problemática y después de verificarlo lo constató. Y como para que no me molestara por lo que había hablado mal de mí, me entregó una invitación, la cual incluía una semana en su hotel con todos los gastos pagados, tanto de hospedaje como de alimentación. Yo dime para mis adentros que con lo que percibía de sueldo, no podría pagar una habitación de lujo de ese tipo: más de 200 dólares por noche.
    Pero aunque hay más detalles que aún vagamente pero los sigo recordando, me detengo en algo y me pregunto aún hoy: ¿Qué hubiese pasado si no hubiese tomado decisión de serle fiel a Dios? Las puedo enumerar:
    1.No hubiese estado en la iglesia.
    2.No hubiese conocido a nuevos hermanos.
    3.No hubiese visto que una de mis obras escritas fue presentada en la iglesia.
    4.Hubiese tenido que pagar, aún sin culpa, los errores de otras personas, con respecto al trabajo.
    5.No hubiese disfrutado una semana de vacaciones gratis.
    Quiero concluir con una pregunta para ti, para tu propia reflexión: ¿Le eres fiel a Dios? Si no lo eres, yo te invito a que decidas serlo; si lo eres, recuerda que la mayor recompensa está allá en el cielo. La vida del cristiano es una verdadera lucha, porque nuestra lucha no es contra sangre y carne como lo dice el apóstol Pablo.
    En lo personal trato de seguir siendo fiel a Dios, y recuerda que nosotros no vamos a ser juzgados porque caímos, sino que vamos a ser juzgados porque caímos y no nos levantamos. ¿Has caído? Levántame y recuerda que “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.
    Antes de que hayas leído esto, quiero decirte que he orado ya por ti. Que Dios te bendiga hoy y siempre.
    Tu hermano en Cristo:
    Alberto Ignot Lázaro

  • #2
    Qué hermosa historia para reflexionar

    Cuando sus hijos son fieles a él ,Dios cumple sus promesas

    Y habiendo amado a los suyos los amó hasta el fin.
    No perdamos de vista la esperanza bienaventurada que es lo que nos hace ser Cristianos victoriosos

    Comentario


    • #3
      que envidia de la buena...

      yo tengo rato que sali desgraciamente de ser miembor de la iglesia y no he podido correponder como deb szer a Dios yo se que el ha estado conigo a pesoar de todo pero yo soy la que no correponde de la manera que el desea
      he estado leyendo libro de la hermana de white y leyendo la biblia pero eso no me basta yo siento esa necesidad no estoy tranquila trato de no cometar los mismos errores ahi boy pero trabajo los saboados en un hospital y ralmente no he podido cambiar de turno yo conosco la religion y se que estoy mal. pero no he podido le he pedio a Dios espero que me repsonda y pronto yo regrese y sienta ese gozo del cual tu tienes porque relmente uno se siente agusto estar bien con Dios. aparte he tenido un monton de problemas que he superado por eso yo sienteo que Dios ha estado conmigo tengo un hijo tan lindo que canta el la iglesia le gusta y por el y por mi Dios quiera que me cumpla y muy pronto.

      Comentario


      • #4
        Hola advin

        Originalmente publicado por advin Ver Mensaje
        yo tengo rato que sali desgraciamente de ser miembor de la iglesia y no he podido correponder como deb szer a Dios yo se que el ha estado conigo a pesoar de todo pero yo soy la que no correponde de la manera que el desea
        he estado leyendo libro de la hermana de white y leyendo la biblia pero eso no me basta yo siento esa necesidad no estoy tranquila trato de no cometar los mismos errores ahi boy pero trabajo los saboados en un hospital y ralmente no he podido cambiar de turno yo conosco la religion y se que estoy mal. pero no he podido le he pedio a Dios espero que me repsonda y pronto yo regrese y sienta ese gozo del cual tu tienes porque relmente uno se siente agusto estar bien con Dios. aparte he tenido un monton de problemas que he superado por eso yo sienteo que Dios ha estado conmigo tengo un hijo tan lindo que canta el la iglesia le gusta y por el y por mi Dios quiera que me cumpla y muy pronto.
        __________________________________________________ ____________
        Quiero compartir contigo esta cita inspirada
        El amor de Dios todavía implora al que ha disidido separarse de él y pone en acción influencias para traerlo de vuelta a la casa del padre.
        La misericordia y la compasión del amor divino, es como una cadena de oro que rodea a cada alma en peligro.

        ¿Has estado viviendo lejos de Dios?
        Levántate y ve a tu padre. El saldrá a recibirte
        Si se arrepienten y dan un solo paso hacia él de inmediato él los abrazará con sus abrazos de amor infinito

        Mira mi hermano Dios esta cerca de ti, solo escucha su voz y permítele que entre a tu corazón y hará maravillas en tu vida
        Estaremos orando por ti , recuerda estamos invitados a las fiestas de las bodas , no te lo pierdas que Dios nos ayude a lograrlo
        bendiciones

        Y habiendo amado a los suyos los amó hasta el fin.
        No perdamos de vista la esperanza bienaventurada que es lo que nos hace ser Cristianos victoriosos

        Comentario

        Trabajando...
        X