Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Oración intercesora

Colapsar
Este es un tema pegajoso.
X
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Oración intercesora

    Cuando el pueblo de Dios ora
    por Mark Finley, vicepresidente de la Asociación General, para la Revista Adventista de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de España. Enero de 2006.

    Dios nos invita a cada uno de nosotros, mediante la influencia del Espírtu Santo, a formar parte de un poderoso movimiento de oración.
    ¿Por qué? Porque en la oración intercesora nos arrojamos impotentes a los pies del Señor, y buscamos su poder para cambiar drásticamente circunstancias que, de otro modo, parecen ser desesperadas.

    La oración intercesora
    Podemos desconocer muchas cosas de la oración intercesora y de cómo actúa. Podemos no ser capaces de comprenderla completamente, pero el hecho de que no entendamos algo no significa que no sea cierto.
    Tal vez no comprendas todo lo referente a la transmisión de imágenes por televisión. Sin embargo, lo entiendas o no, seguirás pulsando los botones del mando a distancia y mirarás la pantalla. Puede que desconozcas los rudimentos de la ingeniería eléctrica, pero esto no te impide usar el microondas.
    Si algo es infinito, no significa que no sabes nada acerca de ello, sino que no importa cuánto sepas, siempre hay más por aprender. Por más que lo estudies, nunca lo sabrás todo.

    El ejemplo de Pablo
    Los héroes de la fe, a lo largo de los siglos, creyeron en la oración intercesora; es bíblica. En Efesios 1:15, 16, el apóstol Pablo lo afirma de este modo: «Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis
    oraciones».
    Pablo había pasado un año y medio en Éfeso. Pensaba en sus amigos de esa ciudad. Encarcelado en Roma, estaba separado de ellos. Aunque prisionero del gobierno romano, se arrodillaba y oraba por sus amigos. Podían encadenar su cuerpo, pero no inmovilizar sus oraciones. Podían encarcelarlo, pero sus oraciones ascendían más allá de la celda hasta llegar al trono de Dios.
    Pablo no creía que la oración fuera una psicoterapia que lo ayudara a sentirse mejor. Estaba convencido de que Dios podía obrar milagros mediante la oración.
    En Filipenses 1:1-5, Pablo añade: «Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros. Siempre en todas mis oraciones ruego con gozo por todos vosotros, por vuestra comunión en el evangelio desde el principio hasta ahora».

    ¿Acerca de qué oras tú?
    Pablo, en Colosenses 1:9, responde a esta pregunta así: «Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual». Es decir:
    -Estoy orando para que podáis conocer la voluntad de Dios, para que toméis decisiones correctas en vuestra vida, para que tengáis sabiduría, para que crezcáis en la gracia.
    -Estoy orando para que vuestro corazón no se endurezca contra el evangelio, sino que sea ablandado.
    -Estoy orando para que el Espíritu de Dios os rodee con un cerco de protección.
    ¡Es maravilloso tener un amigo que ore por ti!
    ¡Es maravilloso que alguien ore por ti!
    Ahora bien... ¿No hace Dios todo lo que puede para bendecir a nuestras familias, a nuestros amigos, al gobierno y a nuestra nación, ya sea que oremos o no?
    Mis oraciones, ¿producen alguna diferencia, o simplemente me hacen sentir bien?

    La oración intercesora y el gran conflicto
    En el gran conflicto entre el bien y el mal, entre Cristo y Satanás, hay una batalla. En este conflicto Dios se limita voluntariamente. No viola nuestro poder de elección. El Dios todopoderoso ha escogido actuar dentro de las reglas básicas de este conflicto. Ore yo o no, él procura alcanzar a los miembros de mi familia. Oren ellos o no por mí, procura alcanzarme a mí. Si oro o no, Dios me da su protección.
    Pero, cuando oro y busco a Dios, abro nuevos canales de acción que permiten que Dios, en el contexto del conflicto entre el bien y el mal, pueda hacer cosas que de otro modo no haría. No solo respeta el poder de elección de las personas que no oran. También respeta mi poder de elección cuando oro.
    Cuando oramos, Dios derrama su Espíritu por medio de nosotros. Esta es la segunda verdad sorprendente acerca de la oración intercesora: es poderosa.
    Hay muchos versículos en la Biblia que nos animan a orar; uno de ellos, especialmente maravilloso, nos dice lo que ocurre cuando oramos, por qué la oración es tan efectiva: «Esta es la confianza que tenemos puesta en él [...]» (1 Juan 5:14).
    ¿Dónde se encuentra nuestra confianza? ¡En él! Nuestra confianza no está en nuestras oraciones, no descansa sobre nuestra fe. Nuestra confianza está en él.

    Conclusión
    La oración intercesora es:
    -bíblica,
    -poderosa,
    -marca la diferencia.

    Cuando oramos:
    -Dios contesta,
    -se derrama el Espíritu Santo,
    -Dios nos da sabiduría y poder.

    Cuando buscamos su rostro, intercediendo fervorosamente por otros, los ángeles del cielo vienen en respuesta a nuestras oraciones para traer luz, verdad, sanidad y protección.
    En la batalla entre el bien y el mal, la oración es un arma espiritual en las manos de los creyentes para derrotar al Enemigo. Necesitamos más que fuerzas humanas. Somos rivales insignificantes para él. No ganaremos si usamos nuestras propias fuerzas. La oración intercesora es un arma poderosa: me da el poder de Dios.
    -Yo soy débil, pero él es fuerte.
    -Yo soy ignorante, pero él es sabio.
    -Yo soy frágil, pero él es todopoderoso.
    -Yo no puedo, pero él sí puede.
    -Yo no sé como alcanzar a mis amados, pero él lo sabe.
    En la intercesión, confío en que él cumpla su propósito en mi vida y en las vidas de aquellos por quienes oro. Yo pongo mi confianza en Jesús ahora y para siempre.

    Orar marca la diferencia
    He aquí los principios dinámicos de la oración que revitalizarán tu vida de oración y producirán una renovación en tu corazón:
    -«La oración eficaz del justo puede mucho» (Sant. 5: 16).
    -«Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá» (Mar. 11: 24).
    -«Clama a mí y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jer. 33: 3).
    -«Esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye» (1 Juan 5: 14).
    -«Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones» (1 Ped. 3: 12).
    -«Pues Jehová no desamparará a su pueblo, por su gran nombre; porque Jehová ha querido haceros pueblo suyo. Así que, lejos de mí pecar contra Jehová dejando de rogar por vosotros» (1 Sam. 12: 22, 23).
    -«Mas ciertamente me escuchó Dios; atendió a la voz de mi súplica. ¡Bendito sea Dios, que no echó de sí mi oración ni de mí su misericordia!» (Sal. 66: 19, 20).
    -«Invócame en el día de la angustia; te libraré y tú me honrarás» (Sal. 50: 15).
    -«Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias» (Sal. 34: 17).
    -«Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pedís en mi nombre, yo lo haré» (Juan 14: 13, 14).
    -«Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mat. 18: 20).

  • #2
    Es muy gratificante el poder tener la completa seguridad, que tenemos a un ayudador que nos sostiene y nos permite el poder ser instrumentos en sus manos en bienestar de otros, gracias Jesús, por la oración.
    JEQUITA

    Comentario


    • #3
      Saludos

      Hola me gusto mucho el artículo de nuestro hermano Intercesor nos hace recordar a quienes leemos sus lineas lo maravilloso que es hablar con nuestro Señor;que Dios te Bendiga



      [
      Editado por última vez por Rossy Coronado; https://www.foroadventista.org/member/2191-rossy-coronado en , 20:21:02.
      Coronado

      Comentario


      • #4
        Gracias por el articulo,es un buen material para aprovechar,ya me tome la libertad de copiarlo para consultarlo luego,gracias nuevamente

        Comentario


        • #5
          eso es! xD

          Comentario


          • #6
            bueno ya sabemos lo q es la oracion },y es gratificante saber q con esa conversacion con Dios podemos hacer y conocer la voluntad del Señor....ahora hermanitos les pido q me tengan en sus oraciones y yo tambien orare por uds,para q nos guarde ,nos rebele su voluntad,y nos selle con su Santo sello, q nos saque de las pruebas en su victoria, q nos santifique en su Amor,q nos ponga de su mente sobre todo q nos de ese corazon q no tenemos pero q añoramos tenerlo,pongamos en practica lo q sabemos de la oracion y contemos de ahora en adelante las victorias en su gracia,Dios me los bendiga Caminantes en el Señor.

            Comentario


            • #7
              Oración, aire que respiro

              Hola pueblo de Dios , ahora más que nunca debemos buscar al que todo lo sabe en oración. Los tiempos son malos y empeoran cada día más. Este es el tiempo de una entrega total al Señor...a orar...orar...orar.

              Comentario


              • #8
                hola un tema muy buemo

                Originalmente publicado por JEQUITA Ver Mensaje
                Es muy gratificante el poder tener la completa seguridad, que tenemos a un ayudador que nos sostiene y nos permite el poder ser instrumentos en sus manos en bienestar de otros, gracias Jesús, por la oración.



                bye a todoss y feliz dia de la mujer att: anny
                anny doria ramos

                Comentario


                • #9
                  hola a todos

                  hola gracias al mayor creador de todo el universo que es nuestro querido cristo jesus quien murio por ty y por my quiero que el me de la sabiduria para salir aelante en esta carrera de enfermeria gracias a todos cuidense y bueeeee
                  anny doria ramos

                  Comentario


                  • #10
                    BUENOS DIAS A LOS QUE ESTEN EN EUROPA y buenas noches a los del otro lado del mundo que gratificante es saber que alguien a la distancia ora por nosotros por ello les quiero pedir que oren por favor por un proyecto que voy a empezar aqui donde por permiso de nuestro SEÑOR JESUS ESTOY SOY EMIGRANTE Y COMO SE PUEDEN IMAGINAR NADA es facil pero junto a sus oracines estoy seguro que me sentire acompañado por los que oren gracias y que DIOS les cuide y proteja seguro les agradcere personalmente alla en la tierra prometida saludos

                    Comentario


                    • #11
                      Pedido De Oracion

                      por favor les pido que oren para que el señor toque el corazon de Luis Gustavo y de Hilda, que el Señor les bendiga

                      Comentario


                      • #12
                        Dios Siempre Escucha

                        Recuerden queridos hermanos que Dios no puede entrar a la fuerza en el corazon de las personas,si no le invitan a pasar el no pasa o tambien cuando nosotros oramos pidiendo su intersecion como es el caso mio ,le pedi a Dios que interviniera en la vida de mi hijo y el Señor lo esta haciendo .
                        Gracias hermanos por sus oraciones el Señor los recompensara.

                        BENDICIONES

                        Comentario


                        • #13
                          Me Gusto Esta Pequeña Información Como Para Exponerlo En Un Tema...

                          Que El Señor Los Bendiga Hermanos... Saludos Desde México 

                          Comentario


                          • #14
                            gracias por esas palabras tan alentadoras es bueno saberlo muchas veces nos olvidamos de ellas deseo q Dios conteste cada una de sus oraciones y q podamos salir mas q vencedores en cristo gracias y pido una oracion por mi vida espiritual Dios los bendiga
                            Originalmente publicado por Intercesor Ver Mensaje
                            Cuando el pueblo de Dios ora
                            por Mark Finley, vicepresidente de la Asociación General, para la Revista Adventista de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de España. Enero de 2006.

                            Dios nos invita a cada uno de nosotros, mediante la influencia del Espírtu Santo, a formar parte de un poderoso movimiento de oración.
                            ¿Por qué? Porque en la oración intercesora nos arrojamos impotentes a los pies del Señor, y buscamos su poder para cambiar drásticamente circunstancias que, de otro modo, parecen ser desesperadas.

                            La oración intercesora
                            Podemos desconocer muchas cosas de la oración intercesora y de cómo actúa. Podemos no ser capaces de comprenderla completamente, pero el hecho de que no entendamos algo no significa que no sea cierto.
                            Tal vez no comprendas todo lo referente a la transmisión de imágenes por televisión. Sin embargo, lo entiendas o no, seguirás pulsando los botones del mando a distancia y mirarás la pantalla. Puede que desconozcas los rudimentos de la ingeniería eléctrica, pero esto no te impide usar el microondas.
                            Si algo es infinito, no significa que no sabes nada acerca de ello, sino que no importa cuánto sepas, siempre hay más por aprender. Por más que lo estudies, nunca lo sabrás todo.

                            El ejemplo de Pablo
                            Los héroes de la fe, a lo largo de los siglos, creyeron en la oración intercesora; es bíblica. En Efesios 1:15, 16, el apóstol Pablo lo afirma de este modo: «Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis
                            oraciones».
                            Pablo había pasado un año y medio en Éfeso. Pensaba en sus amigos de esa ciudad. Encarcelado en Roma, estaba separado de ellos. Aunque prisionero del gobierno romano, se arrodillaba y oraba por sus amigos. Podían encadenar su cuerpo, pero no inmovilizar sus oraciones. Podían encarcelarlo, pero sus oraciones ascendían más allá de la celda hasta llegar al trono de Dios.
                            Pablo no creía que la oración fuera una psicoterapia que lo ayudara a sentirse mejor. Estaba convencido de que Dios podía obrar milagros mediante la oración.
                            En Filipenses 1:1-5, Pablo añade: «Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros. Siempre en todas mis oraciones ruego con gozo por todos vosotros, por vuestra comunión en el evangelio desde el principio hasta ahora».

                            ¿Acerca de qué oras tú?
                            Pablo, en Colosenses 1:9, responde a esta pregunta así: «Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual». Es decir:
                            -Estoy orando para que podáis conocer la voluntad de Dios, para que toméis decisiones correctas en vuestra vida, para que tengáis sabiduría, para que crezcáis en la gracia.
                            -Estoy orando para que vuestro corazón no se endurezca contra el evangelio, sino que sea ablandado.
                            -Estoy orando para que el Espíritu de Dios os rodee con un cerco de protección.
                            ¡Es maravilloso tener un amigo que ore por ti!
                            ¡Es maravilloso que alguien ore por ti!
                            Ahora bien... ¿No hace Dios todo lo que puede para bendecir a nuestras familias, a nuestros amigos, al gobierno y a nuestra nación, ya sea que oremos o no?
                            Mis oraciones, ¿producen alguna diferencia, o simplemente me hacen sentir bien?

                            La oración intercesora y el gran conflicto
                            En el gran conflicto entre el bien y el mal, entre Cristo y Satanás, hay una batalla. En este conflicto Dios se limita voluntariamente. No viola nuestro poder de elección. El Dios todopoderoso ha escogido actuar dentro de las reglas básicas de este conflicto. Ore yo o no, él procura alcanzar a los miembros de mi familia. Oren ellos o no por mí, procura alcanzarme a mí. Si oro o no, Dios me da su protección.
                            Pero, cuando oro y busco a Dios, abro nuevos canales de acción que permiten que Dios, en el contexto del conflicto entre el bien y el mal, pueda hacer cosas que de otro modo no haría. No solo respeta el poder de elección de las personas que no oran. También respeta mi poder de elección cuando oro.
                            Cuando oramos, Dios derrama su Espíritu por medio de nosotros. Esta es la segunda verdad sorprendente acerca de la oración intercesora: es poderosa.
                            Hay muchos versículos en la Biblia que nos animan a orar; uno de ellos, especialmente maravilloso, nos dice lo que ocurre cuando oramos, por qué la oración es tan efectiva: «Esta es la confianza que tenemos puesta en él [...]» (1 Juan 5:14).
                            ¿Dónde se encuentra nuestra confianza? ¡En él! Nuestra confianza no está en nuestras oraciones, no descansa sobre nuestra fe. Nuestra confianza está en él.

                            Conclusión
                            La oración intercesora es:
                            -bíblica,
                            -poderosa,
                            -marca la diferencia.

                            Cuando oramos:
                            -Dios contesta,
                            -se derrama el Espíritu Santo,
                            -Dios nos da sabiduría y poder.

                            Cuando buscamos su rostro, intercediendo fervorosamente por otros, los ángeles del cielo vienen en respuesta a nuestras oraciones para traer luz, verdad, sanidad y protección.
                            En la batalla entre el bien y el mal, la oración es un arma espiritual en las manos de los creyentes para derrotar al Enemigo. Necesitamos más que fuerzas humanas. Somos rivales insignificantes para él. No ganaremos si usamos nuestras propias fuerzas. La oración intercesora es un arma poderosa: me da el poder de Dios.
                            -Yo soy débil, pero él es fuerte.
                            -Yo soy ignorante, pero él es sabio.
                            -Yo soy frágil, pero él es todopoderoso.
                            -Yo no puedo, pero él sí puede.
                            -Yo no sé como alcanzar a mis amados, pero él lo sabe.
                            En la intercesión, confío en que él cumpla su propósito en mi vida y en las vidas de aquellos por quienes oro. Yo pongo mi confianza en Jesús ahora y para siempre.

                            Orar marca la diferencia
                            He aquí los principios dinámicos de la oración que revitalizarán tu vida de oración y producirán una renovación en tu corazón:
                            -«La oración eficaz del justo puede mucho» (Sant. 5: 16).
                            -«Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá» (Mar. 11: 24).
                            -«Clama a mí y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jer. 33: 3).
                            -«Esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye» (1 Juan 5: 14).
                            -«Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones» (1 Ped. 3: 12).
                            -«Pues Jehová no desamparará a su pueblo, por su gran nombre; porque Jehová ha querido haceros pueblo suyo. Así que, lejos de mí pecar contra Jehová dejando de rogar por vosotros» (1 Sam. 12: 22, 23).
                            -«Mas ciertamente me escuchó Dios; atendió a la voz de mi súplica. ¡Bendito sea Dios, que no echó de sí mi oración ni de mí su misericordia!» (Sal. 66: 19, 20).
                            -«Invócame en el día de la angustia; te libraré y tú me honrarás» (Sal. 50: 15).
                            -«Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias» (Sal. 34: 17).
                            -«Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pedís en mi nombre, yo lo haré» (Juan 14: 13, 14).
                            -«Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mat. 18: 20).
                            jhoennys paola guerra palmera

                            Comentario


                            • #15
                              Saludos hermanos les escribo desde Peru, es la primera vez que escribo , y quiero hacer mi pedido de oración.

                              Mi nombre es Miguel Claudio, por favor tengo dos pedidos

                              1. Tengo un cuñado el es Glenden Isidro es pastor, realmente necesita mucha ayuda de Dios para superar muchas dificultades familiares especificamente con su esposa, ella lejos de ayudarlo a seguir trabajando por el señor lo desanima constantemente haciendolo sufrir; Glenden es una muy buena persona su convicción de servir al señor ha sido una gran elección y tiene una labor importante, que solo con sus oraciones podremos ayudarlo a ser fuerte en el señor y resultar victorioso aqui en la tierra frente a las fuerzas negativas. Tiene dos hijos pequeños.

                              2. Les pido que oren por mi persona, para que Dios me ayude a ser fuerte en esta sociedad en el que trabajo y hacer frente a todas las cosas negativas que el enemigo pone en mi camino.

                              Muchas gracias por todo hermanos disculpen por lo extenso de mi pedido , yo estare muy agradecido, Dios sabe que necesitamos de sus oraciones.
                              Miguel

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X