Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Que opinan de los Alimentos Transgenicos

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Que opinan de los Alimentos Transgenicos

    Alimento transgénico




    Áreas con cultivos de GMO en 2005.
    Los cinco países que producen más del 95% de GMO :Otros países con GMOs comercializados Puntos naranja: sólo cultivos experimentales.


    Los alimentos sometidos a ingeniería genética o alimentos transgénicos son aquellos que fueron producidos a partir de un organismo modificado genéticamente mediante ingeniería genética. Dicho de otra forma, es aquel alimento obtenido de un organismo al cual le han incorporado genes de otro para producir una característica deseada. En la actualidad tienen mayor presencia alimentos procedentes de plantas transgénicas como el maíz, la cebada o la soja.
    La ingeniería genética o tecnología del ADN recombinante es la ciencia que manipula secuencias de ADN (que normalmente codifican genes) de forma directa, posibilitando su extracción de un taxón biológico dado y su inclusión en otro, así como la modificación o eliminación de estos genes. En esto se diferencia de la mejora clásica, que es la ciencia que introduce fragmentos de ADN (conteniendo como en el caso anterior genes) de forma indirecta, mediante cruzamientos dirigidos.[1] La primera estrategia, la de la ingeniería genética, se circunscribe en la disciplina denominada biotecnología vegetal. Cabe destacar que la inserción de grupos de genes mediante obtención de híbridos (incluso de especies distintas) y otros procesos pueden realizarse mediante técnicas de biotecnología vegetal que no son consideradas ingeniería genética, como puede ser la fusión de protoplastos.[2]
    La mejora de las especies que serán usadas como alimento ha sido un motivo común en la historia de la Humanidad. Entre el 12.000 y 4.000 a. de C. ya se realizaba una mejora por selección artificial de plantas. Tras el descubrimiento de la reproducción sexual en vegetales, se realizó el primer cruzamiento intergenérico (es decir, entre especies de géneros distintos) en 1876. En 1909 se efectuó la primera fusión de protoplastos, y en 1927 se obtuvieron mutantes de mayor productividad mediante irradiación con rayos X de semillas. Finalmente, en 1983 se produjo la primera planta transgénica y en 1994 se aprobó la comercialización del primer alimento modificado genéticamente.[3]
    En el año 2007, los cultivos de transgénicos se extienden en 114,3 millones de hectáreas de 23 países, de los cuales 12 son países en vías de desarrollo.[4] En el año 2006 en Estados Unidos el 89% de plantaciones de soja lo eran de variedades transgénicas, así como el 83% del algodón y el 61% del maíz.[5]
    Contenido



    [editar] Beneficios


    Ciruela transgénica.


    Los caracteres introducidos mediante ingeniería genética en especies destinadas a la producción de alimentos buscan el incremento de la productividad (por ejemplo, mediante una resistencia mejorada a las plagas) así como la introducción de características de calidad nuevas. Debido al mayor desarrollo de la manipulación genética en especies vegetales, todos los alimentos transgénicos corresponden a derivados de plantas. Por ejemplo, un carácter empleado con frecuencia es la resistencia a herbicidas, puesto que de este modo es posible emplearlos afectando sólo a la flora ajena al cultivo. Cabe destacar que el empleo de variedades modificadas y resistentes a herbicidas ha disminuido la contaminación debido a estos productos en acuíferos y suelo,[6] si bien es cierto que no se requeriría el uso de estos herbicidas tan nocivos por su alto contenido en glifosato (GLY) y amonio glifosinado (GLU)[7] si no se plantaran estas variedades, diseñadas exclusivamente para resistir a dichos compuestos.[6]
    Las plagas de insectos son uno de los elementos más devastadores en agricultura.[8] Por esta razón, la introducción de genes que provocan el desarrollo de resistentes a uno o varios órdenes de insectos ha sido un elemento común a muchas de las variedades patentadas. Las ventajas de este método suponen un menor uso de insecticidas en los campos sembrados con estas variedades,[9] lo que redunda en un menor impacto en el ecosistema que alberga al cultivo y por la salud de los trabajadores que manipulan los fitosanitarios.[10]
    "No se puede defender lo que no se ama, y, no se puede amar lo que no se conoce".
    Quien no conozca el amor jamas sabra que es la tristeza.
    No am
    es a un hombre al que no admires. El amor sin veneracion solo es amistad.




  • #2
    Que opinana de los Alimentos Transgenicos

    Se ha postulado el papel de los alimentos transgénicos en la difusión de la resistencia a antibióticos, pues la inserción de ADN foráneo en las variedades transgénicas puede hacerse (y en la mayoría de los casos se hace) mediante la inserción de marcadores de resistencia a antibióticos.[15] No obstante, se han desarrollado alternativas para no emplear este tipo de genes o para eliminarlos de forma limpia de la variedad final[16] y, desde 1998, la FDA exige que la industria genere este tipo de plantas sin marcadores en el producto final.[17] La preocupación por tanto es la posible transferencia horizontal de estos genes de resistencia a otras especies, como bacterias de la microbiota del suelo (rizosfera) o de la microbiota intestinal de mamíferos (como los humanos). Teóricamente, este proceso podría llevarse a cabo por transducción, conjugación y transformación, si bien esta última (mediada por ADN libre en el medio) parece el fenómeno más probable. Se ha postulado, por tanto, que el empleo de transgénicos podría dar lugar a la aparición de resistencias a bacterias patógenas de relevancia clínica.[18]
    Sin embargo, existen multitud de elementos que limitan la transferencia de ADN del producto transgénico a otros organismos. El simple procesado de los alimentos previo al consumo degrada el ADN.[19] [20] Además, en el caso particular de la transferencia de marcadores de resistencia a antibióticos, las bacterias del medio ambiente poseen enzimas de restricción que degradan el ADN que podría transformarlas (este es un mecanismo que emplean para mantener su estabilidad genética).[21] Más aún, en el caso de que el ADN pudiera introducirse sin haber sido degradado en los pasos de procesado de alimentos y durante la propia digestión, debería recombinarse de forma definitiva en su propio material genético, lo que, para un fragmento lineal de ADN procedente de una planta requiriría una homología de secuencia muy alta, o bien la formación de un replicón independiente.[3] No obstante, se ha citado la penetración de ADN intacto en el torrente sanguíneo de ratones que habían ingerido un tipo de ADN denominado M13 ADN que puede estar en las construcciones de transgénicas, e incluso su paso a través de la barrera placentaria a la descendencia.[22] En cuanto a la degradación gastrointestinal, se ha demostrado que el gen epsps de soja transgénica sigue intacto en el intestino.[23] Por tanto, puesto que se ha determinado la presencia de algunos tipos de ADN transgénico en el intestino de mamíferos, debe tenerse en cuenta la posibilidad de una integración en el genoma de la microbiota intestinal (es decir, de las bacterias que se encuentran en el intestino de forma natural sin ser patógenas), si bien este evento requeriría de la existencia de una secuencia muy parecida en el propio ADN de las bacterias expuestas al ADN foráneo.[3] La FDA estadounidense, autoridad competente en salud pública y alimentación, declaró que existe una posibilidad potencial de que esta transferencia tenga lugar a las células del epitelio gastrointestinal. Por tanto, ahora se exige la eliminación de marcadores de selección a antibióticos de las plantas transgénicas antes de su comercialización, lo que incrementa el coste de desarrollo pero elimina el riesgo de integración de ADN problemático.[17]
    Ingestión de "ADN foráneo"


    Planta de tabaco transgénica expresando la luciferasa de la luciérnaga Photinus pyralis, enzima que permite la emisión de fluorescencia.[24]


    Un aspecto que origina polémica es el empleo de ADN de una especie distinta a la del organismo transgénico; por ejemplo, que en maíz se incorpore un gen propio de una bacteria del suelo, y que este maíz esté destinado al consumo humano. No obstante, la incorporación de ADN de organismos bacterianos e incluso de virus sucede de forma constante en cualquier proceso de alimentación. De hecho, los procesos de preparación de alimento suelen fragmentar las moléculas de ADN de tal forma que el producto ingerido carece ya de secuencias codificantes (es decir, con genes completos capaces de codificar información.[20] Más aún, debido a que el ADN ingerido es desde un punto de vista químico igual ya provenga de una especie u otra, la especie del que proviene no tiene ninguna influecia.[25]

    La transformación de plántulas de cultivo in vitro suele realizarse con un cultivo de Agrobacterium tumefaciens en placas Petri con un medio de cultivo suplementado con antibióticos.


    Esta preocupación se ha extendido en cuanto a los marcadores de resistencia a antibióticos que se cita en la sección anterior pero también respecto a la secuencia promotora de la transcripción que se sitúa en buena parte de las construcciones de ADN que se introducen en las plantas de interés alimentario, denominado promotor 35S y que procede del cauliflower mosaic virus (virus del mosaico de la coliflor). Puesto que este promotor produce expresión constitutiva (es decir, continua y en toda la planta) en varias especies, se sugirió su posible transferencia horizontal entre especies, así como su recombinación en plantas e incluso en virus, postulándose un posible papel en la generación de nuevas cepas virales.[26] No obstante, el propio genoma humano contiene en su secuencia multitud de repeticiones de ADN que proceden de retrovirus (un tipo de virus) y que, por definición, es ADN foráneo sin que haya resultado fatal en la evolución de la especie; estas repeticiones se calculan en unas 98.000[27] o, según otras fuentes, en 400.000.[28] Dado que, además, estas secuencias no tienen por qué ser adaptativas, es común que posean una tasa de mutación alta y que, en el transcurso de las generaciones, pierdan su función. Finalmente, puesto que el virus del mosaico de la coliflor está presente en el 10% de nabos y coliflores no transgénicos, el ser humano ha consumido su promotor desde hace años sin efectos deletéreos.[29]
    "No se puede defender lo que no se ama, y, no se puede amar lo que no se conoce".
    Quien no conozca el amor jamas sabra que es la tristeza.
    No am
    es a un hombre al que no admires. El amor sin veneracion solo es amistad.



    Comentario


    • #3
      Definitivamente todos los alimentos antinaturales deben ser descartados de nuestra dieta, pues la sierva de Dios lo dijo: Consejos sobre el Regimen Alimenticio pag 75

      “Los principios morales, aplicados estrictamente, son la única salvaguardia del alma. Si hubo alguna vez un tiempo en que la alimentación debía ser de la clase más sencilla, es ahora. No debe ponerse carne delante de nuestros hijos. Su influencia tiende a excitar y fortalecer las pasiones inferiores, y tiende a amortiguar las facultades morales. Los cereales y las frutas, preparados sin grasa en forma tan natural como sea posible, deben ser el alimento destinado a todos aquellos que aseveran estar preparándose para ser trasladados al cielo. Cuanto menos excitante sea nuestra alimentación, tanto más fácil será dominar las pasiones.”
      Notemos como dice la inspiración que nuestra alimentación sea tan natural como sea posible, esto sugiere que debemos evitar los alimentos genéticamente modificados, se abrevian GMO.
      Enfrentamos una problemática con los GMO, pues el etiquetado no ha sido exigido por las autoridades acá en USA como en muchos otros países, eso significa que tenemos que descubrirlos por nosotros mismos. Ya diremos como en otro tópico. Por lo pronto vamos a presentar algunos de los crueles daños de los GMO.
      1. Alergias
      La ingeniería genética puede incrementar los niveles de un alergénico de origen natural que ya está presente en un alimento, o insertar propiedades alergénicas a un alimento que previamente no las contenía. También puede resultar en nuevos alergénicos que nunca antes se habían conocido.
      2. Resistencia a los Antibióticos
      El sobre- uso de antibióticos puede potencialmente causar el desarrollo de patógenos resistentes a antibióticos. Varias organizaciones de salud, incluyendo la World Health Organization y la American Medical Association, han declarado sobre la necesidad de eliminar progresivamente el uso de estos antibióticos del proceso de fabricar alimentos GMO. La historia de Sam Spitz provee una advertencia horrible y precautoria respecto a los “superbichos” resistentes a antibióticos que afectan nuestra salud.
      3. Exposición a Pesticidas
      La mayoría de las cosechas GMO que se cultivan actualmente están manipuladas para contener un gen de resistencia a pesticidas. La mayoría son “Roundup Ready”, lo que significa que pueden ser rociadas con el herbicida con base a glifosato de Monsanto, Roundup, sin ser dañadas. La idea es que si la cosecha misma es inmune al Roundup, se le puede rociar para matar cualquier maleza que ponga en peligro a la planta sin preocuparse de dañar a la planta misma. ¿Suena bien? Sólo si el incremento de la exposición humana a pesticidas es algo bueno. El glifosato ha sido relacionado con numerosos problemas a la salud en estudios animales, incluyendo malformaciones congénitas, daños reproductivos, cáncer y desordenes endocrinos.
      4. Imprevisibilidad y lo Desconocido
      Las cosechas GMO han sido relacionadas a problemas de salud tan diversos como daños reproductivos, cáncer, Alzheimer y diabetes. Científicos preocupados han hablado públicamente sobre estos riesgosEl ADN es complejo y aun no entendemos todo el potencial de sus complejas interacciones. Los riesgos potenciales son difíciles de predecir y de identificar inmediatamente. Adicionalmente, el sistema regulatorio de USA está preparado para abordar los problemas resultantes de los alimentos GMO sólo después que estos ocurran. Pero, ¿qué pasa si invocamos al principio de precaución, un acuerdo internacional que haga un llamado a la precaución inteligente cuando de nuevas ciencias y tecnologías se trata? Afortunadamente, puedes protegerte a ti y a tu familia al tomar acciones contra de los alimentos GMO. Cuando se pueda, opta por alimentos orgánicos, apoya a los agricultores que se niegan a criar cosechas GMO, y presiona a los miembros del parlamento para que fuercen a las corporaciones agrícolas a etiquetar los GMOs. El derecho a saber es uno que se necesita proteger públicamente.

      Esto es solo un resumen, pero aún así podemos notar horribles daños a la salud, Alergias, mal formaciones, problemas en la piel, cáncer, diabetes etc.
      Para mejor comprensión vean este interesante video de expertos en el área.
      https://www.youtube.com/watch?v=f-3fb0IvtGU

      El mensaje al campo toma niveles de urgencia con esta problemática.
      En resumen algunos consejos oportunos
      1-No consuma soja ni sus derivados a menos que sea orgánica.
      2-No consuma maíz, ni sus derivados a menos que sea orgánico.
      3-Prefiera las frutas y verduras pequeñas y de estación.
      4-Elija las etiquetas NON-GMO.
      5- En general prefiera los productos orgánicos.
      6-El que come carne de seguro esta consumiendo GMO pues el ganado y las aves se alimentas con GMO.
      7-Dios quiere preservarnos de las enfermedades, creamos su palabra, tengamos FE en nuestro sanador.

      Comentario

      Trabajando...
      X