Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Lo Que Dios Ha Hecho Por Mi

Colapsar
Este es un tema pegajoso.
X
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Lo Que Dios Ha Hecho Por Mi

    mayo 01/2007

    Lo que Dios ha hecho por mí

    Dios mío, tú me has enseñado desde mi juventud, y aún sigo anunciando tus grandes obras. SALMO 71: 17, DHH








    Desde pequeña estuve en contacto con la naturaleza. Para mí era un gozo ver cómo un relámpago era capaz de iluminar el cielo, oír el trueno producido por el rayo, ser arrullada por el movimiento de las ramas de los árboles, escuchar caer grandes gotas de agua que las nubes descargaban en el techo de tejas de barro de mi casa paterna, y aspirar el olor a tierra mojada.

    Durante dos décadas viví con mi familia paterna, compuesta por once personas. Le doy las gracias a Dios por haberme permitido crecer en un ambiente humilde, sencillo y de escasos recursos económicos, pero junto a mis padres, con la naturaleza como maestra y, sobre todo, por su Palabra y por Jesús, que siempre me acompañaron y me ayudaron a superar problemas que me ayudarían en el futuro. ¡Alabado seas, Jesús!
    «La naturaleza ha de ser nuestro gran libro de texto después de la Biblia...»

    Todo el mundo natural está destinado a ser intérprete de las cosas de Dios... El nombre de Dios [está] escrito en cada hoja del bosque y en cada piedra de las montañas, en toda estrella brillante, en el mar, el cielo y la tierra» (Conducción del niño, p. 4"3).

    Hemos de tener en cuenta que es nuestra responsabilidad poner a los niños en contacto con la naturaleza: «En la zarza y la espina, el abrojo y la cizaña, está representado el mal que marchita y desfigura. En el canto del pájaro y el pimpollo que se abre, en la lluvia, y la luz del sol, en la brisa estival y en el suave rocío, en diez mil objetos de la naturaleza, desde el cedro del bosque hasta la violeta que florece a su pie, se ve el amor que restaura. Y la naturaleza nos habla todavía del amor de Dios» (Ibíd., pp. 45-46).

    Esta es una época en que la corrupción abunda por doquier. La concupiscencia de los ojos y las pasiones corruptas se despiertan por la contemplación y la lectura. El corazón se corrompe por la imaginación. ¿Qué mejor material podemos darles a nuestros hijos que la Biblia y la naturaleza, que fueron los libros de texto de Jesús?

    Es una responsabilidad muy grande y difícil ser madre. Sin embargo, si decidimos traer un hijo a este mundo, asumámosla con determinación y valor.


    Elizabeth Aguirre de Ramírez
    Editado por última vez por Myriam; https://www.foroadventista.org/member/670-myriam en 22/05/07, 15:35:51. Razón: Corrreción Título
    Myriam

  • #2
    Consolarnos Unas A Otras

    mayo 02/2007



    Consolarnos unas a otras





    Él nos consuela en todos nuestros sufrimientos, para que nosotros podamos consolar también a los que sufren, dándoles el mismo consuelo que él nos ha dado a nosotros. 2 CORINTIOS 1: 4, DHH


    Cualquier léxico griego nos dirá que la palabra 'tribulación', o 'sufrimiento', es la traducción de thlipsis, significa 'opresión', 'apremio', 'aflicción' o 'apretura'.

    El consuelo que viene de Dios hacía que el apóstoles, pudiera aceptar con calma los momentos angustiosos que se reflejan en otros pasajes.

    Los que han experimentado tribulaciones y dolores y han hallado el consuelo que viene de lo alto pueden simpatizar con otros que están en circunstancias similares y guiarlos a su Padre celestial.

    «La tribulación desempeña un papel importante en la perfección del carácter del cristiano... Los sufrimientos y las tribulaciones no tienen poder por sí mismos, para hacer que los hombres sean semejantes a Cristo; al contrario, más bien hacen que muchos se endurezcan y amarguen. Pero Dios santifica la tribulación, y los que encuentran en él gracia y fortaleza para soportar, han resuelto uno de los grandes problemas de la vida... Es difícil creer en Dios en medio del lujo, las comodidades terrenales y la holgura. Las tribulaciones y los dolores pueden, en la providencia de Dios, acercarnos a él. Por lo tanto, ¿no deberían los hombres alabar al Señor por la tribulación y permitir que ella se convierta en un peldaño hacia el reino de Dios?» (Comentario bíblico adventista, tomo 6, p. 824).

    Me anima mucho este versículo, pues me recuerda que Dios me consuela en mis momentos de tribulación mediante personas como yo, que también han pasado por tribulaciones. Pido a Dios que me ayude a escuchar, respetar y amar a cualquier hija suya que esté sufriendo.

    La voluntad de nuestro Padre es que nos ayudemos, no que nos critiquemos, ni que nos rechacemos y juzguemos por las situaciones que como mujeres y madres pasamos en este mundo lleno de dolor y sufrimiento.

    El hecho de que seamos llamadas a soportar pruebas demuestra que el Señor Jesús ve en nosotras algo precioso que puede desarrollar. Si no viera en nosotras algo que glorificara su nombre, no perdería tiempo en refinarnos. No echa piedras inútiles en su horno. Lo que él refina es oro.
    Elizabeth Aguirre de Ramírez
    Myriam

    Comentario


    • #3
      El Gran Legado

      mayo 03/2007


      EL GRAN LEGADO


      Porque me acuerdo de la fe sincera que tienes. Primero la tuvieron tu abuela Loida y tu madre Eunice, y estoy seguro de que también tú la tienes. 2 TIMOTEO 1:5, DHH








      Hay tres directrices presentes en el día a día de la vida de mi abuelita, una preciosa ancianita de 95 años de edad que conoció a Cristo hace más de 70: la oración, el estudio de la Biblia y la alabanza mediante el canto.

      Cada mañana, invariablemente, realiza su culto matutino. Lo ha hecho unas 25.550 veces obedeciendo el consejo de hacer de esto su primer trabajo. No hay duda de que se ha convertido en un buen hábito.

      Es un deleite escucharla cantar los himnos que aprendió cuando era joven.

      Hasta conserva un ejemplar de las primeras ediciones del Himnario adventista en español, del que prepara sus cantos especiales para el decimotercer sábado o su cumpleaños.

      Hace poco mi abuelita le regaló ese tesoro tan preciado a mi madre. Ella quiso que lo conservara para que recordara aquellos himnos que hoy en día han caído en desuso, pese a su belleza. Como no tiene notas musicales, no podremos saber cómo cantarlos. No obstante, sus poemas seguirán siendo inspiradores.

      Puede decirse que este viejo himnario ha sido el legado o la herencia de mi abuelita para mi madre, y quizás algún día llegue a mis manos. Sin embargo, el legado que desde mucho antes nos ha dado mi abuelita es algo de mucho más valor y trascendencia: Cristo Jesús.

      La primera imagen que tengo de mi madre es precisamente sentada en su cama leyendo su Biblia, cantando y orando. No sé cómo se transmitió este buen hábito de madre a hija, pero debo confesar que no es fácil poner en orden mis prioridades. Es mi propósito, en el nombre de Jesús, mi Salvador, que todos los días del año y de mi vida busque al Señor cada mañana, haciendo de esto mi primer trabajo, de tal manera que mis hijas, por ejemplo y por precepto, también lo hagan y lo transmitan a su vez a sus hijos, y así hasta que Cristo regrese en la nubes de los cielos.

      Hoy te invito a seguir el ejemplo de Loida y Eunice, cuya fe no fingida transmitieron a su nieto e hijo Timoteo. Créeme, es la mejor herencia que puedes darle a tus hijos.
      Claudia Gabriela Hernández Salazar
      Myriam

      Comentario


      • #4
        Libres Para Decidir Ser Fieles

        mayo 04/2007




        LIBRES PARA DECIDIR SER FIELES





        Porque me acuerdo de la fe sincera que tienes. Primero la tuvieron tu abuela Loida y tu madre Eunice, y estoy seguro de que también tú la tienes. 2 TIMOTEO 1:5, DHH


        En la Biblia encontramos historias familiares desconcertantes de personajes como Samuel, el gran profeta, de cuyos hijos la Biblia dice que «ambos se dejaron guiar por la avaricia, aceptando sobornos y pervirtiendo la justicia» (1 Sam. 8: 3). Antes de él estuvo el sacerdote Elí, cuyos hijos «eran unos malvados, y no les importaba el Señor» (l Sam. 2: 12, DHH).


        Muchos padres cristianos han sufrido al ver que sus hijos, cuando crecen, abandonan la fe que ellos les han enseñado con tanto esmero y dedicación; y se aferran a la esperanza de que un día regresen como el hijo pródigo, que al fin volvió en sí. Algunos pasan años en oración y ruego para poder ver el día en que sus hijos vuelvan a Dios.


        Esto me recuerda la historia de una mujer cristiana que llamaremos Livia, la cual tuvo una hija llamada Mara que se apartó de los principios que su madre le había inculcado. Con el paso de los años, Mara fue madre soltera y tuvo una hija a quien llamó como a su madre.

        La pequeña creció en casa de su abuela, por lo que recibió de ella las hermosas enseñanzas de la Biblia.

        Pero un día Mara decidió irse a vivir a la ciudad llevándose a su hija. Livia creció y, en vez de hacer honor a su nombre y a lo que su abuela le había enseñado, repitió los errores de su progenitora y también fue madre soltera: tuvo a Nora. Por alguna razón, Mara decidió buscar en la ciudad la iglesia a la que su madre asistía y llevaba consigo a su nieta Nora.


        Actualmente Nora estudia en la universidad, cosa que nunca hicieron su abuela ni su madre, pero lo más maravilloso es que también asiste a la iglesia de manera regular. Tal vez las oraciones de su bisabuela Livia encontraron respuesta en su noble corazón y decidió romper con la cadena de malas decisiones. Como dice el versículo de hoy, todos daremos cuenta de nuestros actos.


        Si tus padres cometieron errores, no tienes por qué imitarlos. No es cierto que estés marcada por algún apellido o vínculo familiar. De ninguna manera. Cada mujer es un ente independiente que puede ser un canal de bendiciones y amor para su entorno, sin importar sus orígenes. El evangelio florece en una conciencia libre que toma decisiones inteligentes para honra y gloria de Dios...........................



        Claudia Gabriela Hernández Salazar
        Myriam

        Comentario


        • #5
          Sobras en el frigorífico y en el corazón

          mayo 05/2007


          Sobras en el frigorífico y en el corazón



          Hay seis cosas que el Señor aborrece, y siete que le son detestables: los ojos que se enaltecen, la lengua que miente, las manos que derraman sangre inocente, el corazón que hace planes perversos, los pies que corren a hacer lo malo, el falso testigo que esparce mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos. Proverbios 6:16-19




          Si revisas tu frigorífico, seguramente tendrás una colección de botellas y de envases de plástico con un poquito de esto y un poquito de aquello: pequeñas cantidades de cosas que no deseamos tirar a la basura.

          Hoy vamos a necesitar todo eso. Ese poquito de jugo de limón, o ese limón medio exprimido, puedes usarlo hoy para limpiar los artefactos de latón. Haz una mezcla de jugo de limón y un poco de sal, frota, lava y seca. Quila las manchas de la encimera con jugo de limón y crémor tártaro. Toma ese poquito de salsa kétchup y frota las bases de muebles y lámparas hechos de cobre, y te asombrarás del brillo que tendrán; limpia y seca con un trapito. Si esa cebolla no sirve para la ensalada o la olla de frijoles, úsala para quitar el óxido de los utensilios.

          Inserta la parte oxidada en la cebolla y déjalos varias horas.

          Hay algunas cosas que están en nuestros frigoríficos que no podemos usar. ¿Qué harías con ese envase con frijoles enmohecidos? ¿Qué planes tienes para ese queso que era blanco y suave pero ahora huele a podrido y está verde' ¿Y esa lechuga semilíquida?



          Tomemos un poco de tiempo hoy para limpiar nuestro corazón de esa colección de envases llenos de altivez, mentira, manos que derraman sangre inocente, pensamientos inicuos, envidias, egoísmo y rencillas. A diferencia de las sobras del frigorífico, no puedes sacar ningún provecho de tales cosas. Lo único que puedes y debes hacer con ellas es tirarlas a la basura, donde deben quedarse. «El alma así conmovida odiará su egoísmo y amor propio, y mediante la justicia de Cristo buscará la pureza de corazón que armoniza con la ley de Dios y con el carácter ele Cristo» (El camino a Cristo, p. 29).

          Dios nuestro, deseamos vivir según tu Palabra, que pone ante nosotras esta promesa: «Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad» (l Juan 1: 9). Aceptamos tu regalo de perdón.
          Ina M. Pryce
          Myriam

          Comentario


          • #6
            No Más Excusas

            mayo 06/2007


            No más excusas

            Señor, yo nunca me he distinguido por mi facilidad de hablar... Francamente, me cuesta mucho trabajo hablar. Éxodo 4:10






            «No soy perfecta». «Tengo muchos problemas». «No se mucho de la Biblia». «No tengo talentos ni habilidades». «Tengo recursos limitados». «No soy capaz»... Excusas comunes. Pero recordemos la vida de estas mujeres que Dios ha usado.


            Eva, desobediente (Gén. 3: 6), fue la madre de las naciones. A Agar, despreciada, rechazada y echada de su casa (Gén. 16: 6), Dios le prometió: «Multiplicaré tu descendencia, que no se podrá contar». Sara, embarazada en su vejez (Gén. 21: 1), dio a Abraham, ya en decadencia, descendientes numerosos como las estrellas del cielo (Heb. 11: 11). Rebeca, engañadora (Gén. 27), fue «madre de dos naciones» (Gén. 24: 23) Lea, que era fea (Gén. 29:17), fue madre de la mitad de las tribus de Israel. Raquel, que era ladrona (Gén. 31:19), fue la madre del visir José.

            Tamar, viuda y prostituta (Gén. 38), noS enseña que hay cosas que parecen correctas y justas, pero no lo son. Ana, estéril y acusada de borracha (1 Sam. 1: 2, 12), fue la madre del profeta Samuel. Noemí fue viuda en tierra extraña (Rut 1: 1-5), pero fue también progenitora de Jesús. Betsabé, infiel a su esposo (2 Sam. 11), fue la madre de Salomón, el hombre más sabio que ha vivido. La mujer sunamita era incrédula (2 Rey 4: 15), pero ayudó al profeta de Dios. Ester era mentirosa (Est. 2: 10), pero salvó a su pueblo. María, adolescente encinta (Mal. 1: 18), fue la madre de Jesús. María Magdalena, otrora endemoniada (Luc. 8: 2), oyó decir al ángel «¡Ha resucitado!... vayan a decirles a los discípulos» (Mar. 16: 6, 7). Juana, que mantenía a los hombres (Luc. 8: 3; 24: 10), ayudaba a Jesús y sus discípulos con sus propios recursos. La samaritana había estado con varios hombres (Juan 4: 17), pero fue la primera misionera.

            Dios no requiere una entrevista de trabajo para usarte en su obra. Él es nuestro Padre celestial. No mira nuestras finanzas. No discrimina, ni es parcial. No es rudo, no es injusto, ni está ciego a nuestras necesidades. Sabe quiénes somos, sabe cómo somos y nos ama pese a todo.

            Satanás nos dice «No eres digna». Resalta nuestros defectos y nuestros errores. Pero Jesús es nuestro abogado ante el Padre. Cuando Dios nos mira, ve a las joyas rescatadas por su Hijo en la cruz.
            Ina M. Pryce
            Myriam

            Comentario


            • #7
              Tu Eers Una Princesa

              mayo 07/2007


              Tú eres una princesa


              Pero ustedes son una familia escogida, un sacerdocio al servicio del rey, una nación santa, un pueblo adquirido por Dios. Y esto es así para que anuncien las obras maravillosas de Dios, el cual los llamó a salir de la oscuridad para entrar en su luz maravillosa. I Pedro 2: 9, DHH


              Disfruté mucho de mi niñez. Me gustaba ver a mi familia reunida a la mesa disfrutando de los alimentos, y aún más cuando hacíamos nuestro culto familiar. También lo pasaba bien cuando viajábamos e íbamos de compras. Como a toda niña, también me encantaba jugar con mis muñecas; les compraba ropita y accesorios; las arreglaba de tal manera que parecieran princesas, y me preguntaba: «¿Llegaré a conocer algún día en persona a una princesa?»






              El tiempo pasó y me daba cuenta de lo valiosas que somos. Somos criaturas hechas por nuestro Señor, su pueblo santo, las joyas más hermosas; somos hijas del Rey del universo, y, como hijas suyas, representamos en esta tierra la realeza celestial.

              Satanás siempre trata de esforzarse en que pensemos que no valemos y desea hacernos sentir indignas. Nuestro deber como cristianas es tener siempre pensamientos positivos: somos el milagro más grande que jamás se haya realizado, y tenemos el don de elegir tener una mente clara, de amplitud de miras, y de ser entusiastas, teniendo a nuestro alcance una fuente de verdadera alegría mediante una consagración diaria a Cristo.

              Recuerda que eres parte del reino de Dios y que Jesús ha asegurado tu salvación. Él vino a morir por ti porque te ama. Su amor por nosotras es tan grande que nos perdonó y nos redimió. Preparémonos para ese día glorioso del encuentro con nuestro Rey cara a cara.

              Cuando te sientas un poquito triste, recuerda que el Señor te dice: «Descansa en mis brazos. Yo estoy a tu lado. Confía en mí». Dios nos ayude a confiar en él y aferrarnos de sus promesas. Sí que existen las princesas. Tomada de la mano de nuestro Rey, tú eres una de ellas, y has sido escogida para servir y perseverar.

              Que el optimismo y la esperanza crezcan en nuestra vida. Sembremos pensamientos de paz y felicidad. No te olvides de que es tu deber representar a la realeza celestial.
              ¡Oh, qué maravilla! ¡Nos ama Jesús!
              Paty Parias de Montiel
              Myriam

              Comentario


              • #8
                Dios No Me Dio La Dicha De Ser Madre

                mayo 08/2007



                DIOS NO ME DIO LA DICHA DE SER MADRE







                A la mujer estéril le da un hogar y le concede la dicha de ser madre. SALMO 113:9

                Conozco muchas mujeres que se casaron y no pudieron tener hijos. Otras los tuvieron después de recibir tratamientos especiales, y otras más los tuvieron después de muchos años, cuando las esperanzas se habían agotado.


                En ocasiones llegamos a pensar que Dios es culpable de lo que nos pasa; otras veces creemos que nos está castigado o nos tiene olvidadas. Pero esto no puede ser, pues las Sagradas Escrituras dicen que él tiene cuidado de todo, aun del pajarillo (Mal. 6: 26). Si sabe cuántos cabellos tienes, ¿no crees que sabrá cuáles son tus sentimientos y anhelos?
                Es muy difícil entender algo que no coincide con nuestras ilusiones y planes.


                Pero ya en esto hay un error. Nosotras no somos nadie para hacer planes, sino que es Dios quien hace planes con nosotras, y es él quien determinará cómo será nuestra vida. Nuestro Creador sabe para qué función nos trajo a este mundo y no nos corresponde juzgarlo, sino aceptar lo que él nos manda.


                Para poder entender esto, es necesario ser muy maduras y tener buena comunicación con Dios para poder escuchar lo que él desea de nosotras.
                Existen algunos casos interesantes en la Biblia que me llaman la atención. ¡Cuánto sufrió Ana por las burlas de Penina hasta que volcó su corazón a Dios y le rogó que le diera un hijo, prometiéndole dedicárselo todos los días de su vida! Su oración fue contestada y, nueve meses después, nació Samuel, futuro profeta del Señor (1 Sam. 1: 28).


                Sara no podía tener hijos y tomó la decisión de darle su sirvienta a Abraham (Gén. 16: 3) para que procreara un hijo con su esposo. Pero tuvieron problemas las dos mujeres. Sara no fue paciente y trató de resolver lo que le correspondía a Dios. Finalmente, a una edad increíble, ya anciana, tuvo la dicha de quedarse encinta por un milagro de Dios.


                También tenemos a Priscila, casada con Aquila. La pareja no tuvo hijos, y su vida, de acuerdo con el plan de Dios, fue destinada a difundir el mensaje.


                Si no has podido tener hijos aún, Dios permita que encuentres consuelo en él y que logres comprender si en tu caso habrá una oración contestada, como con Ana; un milagro, como con Sara; un plan, como con Priscila; o si el Señor desea que adoptes un niño huérfano.
                Elizabeth Suárez de Aragón
                Myriam

                Comentario


                • #9
                  Preparate para ser madre


                  mayo 09/2007




                  Preparate para ser madre

                  Está atenta a la marcha de su hogar... Sus hijos se levantan y la felicitan. PROVERBIOS 31: 27, 28






                  Es increíble que en esta vida nos preparamos para todo, menos para ser madres. Pocas mujeres se preparan para ser madres, una de las funciones más importantes en nuestra vida. Creemos que, al concebir hijos, desarrollaremos la maternidad automáticamente. Y cuando estamos frente a la realidad, nos damos cuenta que no sabemos nada, que no estamos preparadas.

                  Recordarás que cuando te ibas a casar hiciste preparativos con varios meses de antelación: dónde hacer el convite, el estilo de vestido que ibas a usar, seleccionar los componentes del cortejo nupcial, etcétera. ¿Y no hemos de prepararnos para ser madres? He aquí algunas sugerencias:
                  • Analiza tus hábitos, carácter y temperamento. Si tienes problemas en atender tus responsabilidades diarias, o tu temperamento no es el ideal, elabora un plan de trabajo para transformarte, pues tus hijos serán como tú. Ellos imitan todo lo que ven.
                  • Lee a diario libros sobre el cuidado de los bebés: cómo alimentarlos, bañarlos y cambiarlos, y cómo organizar tu tiempo. Lee algunos libros de psicología infantil... No dejes de leer Conducción del niño y El hogar adventista, de Elena G. de White. Pero, sobre todo, no dejes de leer la Biblia. Hay multitud de consejos para las madres.
                  • Haz una planificación con tu esposo, de manera que él pueda participar en la atención y educación del niño. Por ejemplo, hay que decidir dónde va a dormir la criatura. En nuestro caso, mis hijos llegaron del hospital a su cuna, en su propio cuarto. Es un error acostarlos en medio de los dos padres o al lado de la cama para atenderlos. También debe formularse un método de corrección para el bebé, etcétera.
                  • Mantén un contacto diario con Dios. Aunque seas soltera, ya debes empezar a orar por los hijos que Dios te dará. Ponlos en las manos de él y pídele fuerzas, inteligencia, sabiduría y una gran dosis de ternura para guiarlos por el camino del bien.
                  Hay otro tipo de preparación que debemos hacer: vivir cada día venciendo nuestras debilidades carnales, que se oponen a los designios de Dios.



                  Elizabeth Suárez de Aragón
                  Myriam

                  Comentario


                  • #10
                    El Toque Amoroso De Las Madres

                    mayo 10/2007




                    EL TOQUE AMOROSO DE LAS MADRES


                    Jesús lo tocó con la mano. MATEO 8: 3, DHH




                    Cuando di a luz a mi primera hija, recuerdo que en el hospital las enfermeras no sabían qué hacer para tranquilizarla. Como lloraba mucho, me llamaban para que fuera con ella y la cargara, porque en cuanto sentía mis brazos dejaba de llorar.


                    Esto me sorprendía bastante, porque, ¿cómo podía ella distinguir los brazos de las enfermeras de los míos? Es sorprendente la estrecha relación que existe entre los hijos y su madre. Seguramente llevarlos nueve meses en el vientre puede explicar ese misterio, al menos en parte.

                    Tocar a los hijos, abrazarlos, besarlos, decirles palabras de animo, gozarse y sufrir junto con ellos forman parte de lo que vamos a vivir como madres. Todo ello es sumamente importante para el buen desarrollo de los niños.


                    La madre de una ex alumna que tuve, me decía: «Es que no puedo tocarla, no la puedo besar. No me nace hacerlo». Esa niña era sumamente problemática: no rasaban cinco minutos donde ella estuviera que no iniciase alguna riña o se metiera en algún problema. Tenía una enorme necesidad del toque amoroso de su madre.


                    Existen evidencias en la Biblia de la importancia del contacto físico. Cuando Jesús tocaba a distintas personas, no era un toque cualquiera. Era un contacto en el que transmitía amor, compasión y perdón. Eso lo vemos con el leproso (Mal. 8: 2) y con la suegra de Pedro (Mal. 8: 15). Hizo lo mismo con dos ciegos (Mal. 20: 34) Y varias veces más.



                    En Éxo. 2: 1-10 encontramos la hermosa historia de Jocabed, la madre que crió con amor y cuidados especiales a uno de los grandes caudillos de la historia hebrea. Sin duda alguna, la le de esta madre, los cuidados que le dispensó, así como el testimonio de obediencia y de confianza en Dios que vio en ella, lograron formar a aquel extraordinario dirigente.


                    Aquel toque amoroso de protección que tejió un canasto para librar de la muerte a su hijo, y ese toque especial que le dio cuando lo crió, llevaron al éxito a Moisés.

                    Dios permita que el toque de amor a tus hijos te lleve a la felicidad junto con ellos. Que ese toque se expanda hasta ver a Jesús volver glorioso en las nubes de los cielos.




                    Elizabeth Suárez de Aragón
                    Myriam

                    Comentario


                    • #11
                      Myriam...Te felicito!!

                      Realmente, envías temas muy variados, muy bonitos y muy verdaderos. Eres una artista...no sé si para escribirlo, pero si no es así tienes un gusto exquisito para elegir los mejores temas con un mensaje profundo, fortalecedor, de mucho animo.

                      Tengo una amiga Colombiana, me encanta la forma que tienen de expresarse, lo respetuosos que son, sobre todo el ansia que tiene de entender y aprender de todo en la forma correcta y como lo trasmiten.

                      Gracias por eso. Sigue así.

                      Comentario


                      • #12
                        Gracias.....LILY

                        Originalmente publicado por Liliana Pérez Ver Mensaje
                        Realmente, envías temas muy variados, muy bonitos y muy verdaderos. Eres una artista...no sé si para escribirlo, pero si no es así tienes un gusto exquisito para elegir los mejores temas con un mensaje profundo, fortalecedor, de mucho animo.

                        Tengo una amiga Colombiana, me encanta la forma que tienen de expresarse, lo respetuosos que son, sobre todo el ansia que tiene de entender y aprender de todo en la forma correcta y como lo trasmiten.

                        Gracias por eso. Sigue así.
                        GRACIAS LILIANA...

                        ERES UNA PERSONA MUY ESPECIAL ......NO TE CONOZCO PERO ADMIRO TU SINCERIDAD HACIA LOS DEMÁS....ESO ES MUY LINDO..

                        QUERIDA [email protected] SOBRE MIS APORTES SON ESCRITOS POR OTROs AUTORES Y ACOSTUMBRO A COLOCARLOS AL FINAL DE MIS ESCRITOS, PARA RECONOCER QUE SOLO PERTENECEN A ELLOS....PERO SABEMOS QUE SON INSPIRADOS POR DIOS...ESE DIOS MARAVILLOSO QUE DA LA INTELIGENCIA Y LA SABIDURIA QUE ES IMPORTANTE PARA TODOS, PARA QUE SEPAMOS COMPARTIRLA CON LOS DEMÁS....SABEMOS QUE TODOS NOSOTROS NECESITAMOS DE REFLEXIONES A CADA RATO PORQUE EN NUESTRO VIVIR SE NOS PRESENTAN MUCHAS DIFICULTADES...

                        Y LE DOY GRACIAS A DIOS PERSONALMENTE PORQUE ME HA SERVIDO DE MUCHO......TAMBIEN LE DOY GRACIAS POR QUE UTILIZA A MUCHAS PERSONAS PARA QUE NOS AYUDEN DE ESTA FORMA A SEGUIR ADELANTE.....¡¡¡PERO!!!....SABEMOS QUE CUALQUIER SER HUMANO TIENE SU TALENTO SEA CANTANDO - PREDICANDO - ESCRIBIENDO - AYUDANDO EN LOS DEMAS DE CUALQUIER FORMA--

                        LO IMPORTANTE ES QUE DEMOS LO MEJOR DE NOSOTROS PARA NUESTRO PRÓJIMO.....ESO VALE MUCHO ...ANTE LOS OJOS DE DIOS......

                        HMNA ....DI MI OPINION EN PÚBLICO YA QUE NO VI TU CORREO POR NINGÚN LADO....MIRE TU PAGINA...PERO NO MUESTRA TU CORREO PERSONAL.....

                        AHHH...Y MIS APORTES ASI SEAN YA ESCRITOS POR OTROS.....LOS COMPARTO CON MUCHO AMOR Y CON MUCHA PASIÓN PARA TODOS AQUELLOS QUE NECESITEN UN CONSUELO, SI ESTÁN ATRAVESANDO POR MOMENTOS DÍFICILES......(TODOS PASAMOS POR ESTOS MOMENTOS...)

                        LILY.....CON MUCHO CARIÑO......Y BENDICIONES JUNTO CON TU FAMILA...

                        Y

                        Editado por última vez por Myriam; https://www.foroadventista.org/member/670-myriam en 22/06/07, 11:37:14.
                        Myriam

                        Comentario


                        • #13
                          Gracias Myriam!!! por todos los aportes,en especial estas meditaciones para nosotras






                          ¡D i o s- t e- B e n d i g a!!!
                          The eyes of truth are always watching you... AB

                          Comentario


                          • #14
                            Gracias por los lindos consejos.... me encanta el foro Adventista tiene de todo.
                            ¿Deseas aprender más de salud, hijos, y familia? Entonces no dejes de visitar MundoPortal.com- Tu portal familiar cristiano

                            Comentario


                            • #15
                              Hola!!!! Con Mucho Cariño!!!

                              Myriam

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X